El Ministerio de Cultura de la Nación realizó la designación de Rocío Boffo y Valeria González al frente de la Dirección Nacional de Patrimonio y Museos, y la Casa Nacional del Bicentenario, respectivamente.

Los nombramientos del ministro de la cartera, Pablo Avelluto, “ratifican el compromiso que hemos asumido con la excelencia, la capacidad y la formación profesional en el cuidado y la difusión del patrimonio cultural de los argentinos”, expresó el funcionario.

Al respecto de la designación de Boffo, vale detallar que es conservadora y desde el año 2003 su responsabilidad fue la de coordinar el Programa de Rescate de Bienes Culturales. “Es una forma de darle continuidad a los esfuerzos que vienen realizándose desde áreas a veces poco visibles de los museos”, explicó, y agregó que “hoy en los museos no solamente tenemos que cuidar los bienes y a las personas que trabajan en ellos, sino también a nuestros invitados, el público, y determinar sus intereses para saber cómo relacionarnos mejor para que seamos una pieza constituyente de su día”.

Por su parte, Valeria González tendrá la responsabilidad de ser directora y entre su formación y experiencia se enumera la curaduría, la especialización en arte contemporáneo y la fotografía. “Proponemos, para esta segunda etapa de la Casa Nacional del Bicentenario, posicionarla como un centro de arte contemporáneo. Nuestro objetivo principal será avanzar en la redefinición crítica de las relaciones entre el arte contemporáneo, la institución cultural y sus públicos”, anunció.

Criticadas designaciones

Recordemos que en enero los nombramientos de Carolina Azzi (en la coordinación audivisual de prensa) y Josefina Rouillet (en el Fondo Nacional de las Artes), parejas de Avelluto y Federico Sturzenegger, respectivamente, habían despertado críticas desde todos los sectores. Incluso la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) emitió un comunicado en el que desmintieron al ministro Avelluto, que negó el cargo otorgado a su novia.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.