Con los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, el seleccionado argentino de básquet continúa su preparación para llegar de la mejor manera al domingo 7 de agosto, fecha que marcará el debut en el certamen frente a la selección de Nigeria.

Tecnópolis fue sede del Torneo 3 Naciones, donde el anfitrión se midió en primer término contra Australia y luego se enfrentó a Lituania, rival con el que volverá a verse las caras en el Grupo B de Río 2016.

Con estadio lleno en ambas jornadas, el Alma Argentina se va de Buenos Aires cargado de energía y habiendo recibido todo el cariño que ellos mismos supieron ganarse. Emocionante, sin lugar a dudas, fueron los videos con los que se homenajeó a Luis Scola y a Andrés Nocioni en la previa de ambos cotejos.

Para los amantes del buen básquet, la entrada quedó más que cubierta al poder disfrutar de jugadores internacionales de la talla de Patty Mills (San Antonio Spurs), Matthew Dellavedova (Cleveland Cavalliers), Jonas Valanciunas (Toronto Raptors) y muchos otros más.

La estadística arrojó un saldo balanceado, con una derrota ajustada ante los oceánicos (83-84) y un triunfo por la mínima en doble tiempo suplementario frente a los lituanos (86-85). Por supuesto que para el entrenador argentino, Sergio Hernández, el análisis es mucho más profundo y con aspectos muy positivos. A saber: la vuelta de Carlos Delfino tras más de 3 años de parate, los minutos importantes que tuvieron los jugadores de la denominada “segunda batería” (Garino, Deck, Mainoldi, Acuña, D’Elía) y las garantías que sigue entregando el tridente Ginóbili-Scola-Nocioni. En el debe, figura aún la irregularidad que el equipo muestra en diversos pasajes de los partidos y la falta de consolidación de un pivot, que permita liberar a Scola un poco más de la zona pintada.

Asimismo, está claro que las horas de gloria de la Generación Dorada son un recuerdo hermoso, imborrable, pero a la vez distante. Por estos días el seleccionado nacional transita una etapa de recambio que, con el liderazgo de estos 3 emblemas del deporte argentino, pareciera encaminarse a dar sus primeros zarpazos en la dura competencia internacional. Hablar de candidatos a medalla suena ilógico por el momento. Rivales como España, Francia, Serbia, el propio Lituania y el local Brasil parecieran estar un par de escalones por encima del conjunto del Oveja. De todas formas, si hay algo que nos enseñaron Manu, Luis, Chapu y tantos otros, es que lo único que no se negocia es la actitud y la entrega.

La despedida del país antes de partir rumbo a Río de Janeiro se producirá este fin de semana en el Orfeo Superdomo de Córdoba. Por el Torneo Súper 4, Argentina se medirá con Croacia (futuro rival también en Río), Serbia y Francia. Máxima exigencia para un equipo que buscará llegar en las mejores condiciones a la cita máxima del deporte mundial.