Una de las aplicaciones que menos usamos y que vienen dentro del dispositivo celular son los SMS. Recuerdo que para hablar con alguien lo tenías que hacer por medio de los mensajes instantáneos. Estos eran motivo de dolores de cabeza por los 160 caracteres que te permitía usar y, al terminarse, se tenía que mandar otro mensaje nuevo y así sucesivamente, sin darte cuenta de la plata que gastabas (se paga por cada mensaje enviado). Otro gran problema era la conexión, dado que si no tenías buena señal o los datos eran nulos el mensaje no se enviaba. Todo esto se terminó con la llegada de los Servicios de Comunicaciones Enriquecidas o Rich Communications Services (RCS). Pero, ¿de qué se trata esto?

Sería más fácil empezar explicando lo que no es RCS. En primer lugar, no es una aplicación que tengas que descargarte a tu celular porque ya viene incluida. Por otro lado, no depende del uso del wi-fi, lo que lo convierte en un servicio que no sufre cortes periódicos.

Muchas apps en una sola

Los RCS son un desarrollo tecnológico que intenta mejorar el antiguo servicio de SMS pero, ¿cómo? Muy fácil: muchas apps dentro de una sola. Con los RCS se pueden compartir ubicaciones, adjuntar imágenes o videos, crear, archivar o eliminar chats (tanto individuales como grupales), realizar llamadas en video o ver quién leyó tu mensaje y quién no. Entonces, se podría pensar que este servicio integra muchas aplicaciones que normalmente usamos como WhatsApp, Facebook Messenger, iMessage o Skype.

Esta evolución tecnológica tiene dos caras. Por un lado, lo positivo es que se pueden realizar muchas acciones sin la necesidad de hacerlo en aplicaciones distintas. Además, no se necesita iniciar sesión en ninguna cuenta de correo electrónico. Sin embargo, lo negativo es que únicamente está disponible en los dispositivos Android, dado que IOS no se asoció aún con este nuevo tipo de mensajería.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.