Los secretarios generales de las dos CTA y un sector de la CGT resolvieron llevar adelante un paro general para el día 30 de abril, en rechazo a las políticas socioeconómicas del Gobierno Nacional. En un plenario conjunto de los gremios cegetistas que integran el Frente Sindical y las CTA de los Trabajadores y Autónoma, convocaron a una huelga en una maniobra doble. Por un lado, apuntar contra el gobierno de Mauricio Macri y, por el otro, presionar al resto de la CGT para que también impulse una medida de fuerza.

En la reunión realizada en la sede de SMATA, el líder camionero Hugo Moyano señaló que reclamarán “un aumento general de salarios del 40%, con cláusula gatillo, la condonación de la deuda de servicios públicos desde diciembre de 2017, una mejora de emergencia a jubilados y pensionados, el incremento del mínimo no imponible a 80 mil pesos, su futura eliminación y la efectivización de los contratados”.

Por su parte, el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, exigió a los líderes de la CGT “que den la cobertura legal para el paro” o que se expresen claramente que están en contra de esa medida. “La única negociación posible no pasa por un peso más o un peso menos para las obras sociales, pasa porque dejen de maltratar a los trabajadores en la Argentina”, agregó.

Además, Palazzo manifestó que “la Argentina de hoy es inviable para un número grueso de compatriotas. Padecemos una inflación galopante y descontrolada, una caída del salario real de los trabajadores, pérdidas de derechos constantes”.

Pablo Moyano, secretario adjunto de Camioneros, hizo el anuncio del paro por medio de un video en el que señaló: “Hoy es una jornada importante porque desde un sector del movimiento obrero vamos a decretar un paro general para el 30 de abril en rechazo a la política económica del Gobierno, que está despedazando al trabajo argentino”.

En el plenario de delegados de las Centrales de los Trabajadores Argentinos de Hugo Yasky y CTA Autónoma de Pablo Micheli, determinaron impulsar un “paro conjunto en todo el país” en demanda de modificaciones a la política económica y un aumento salarial, entre otros reclamos. “La crítica situación de incertidumbre y empobrecimiento de miles de trabajadores, profundizada luego del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los ajustes oficiales mensuales a través de la inflación, los tarifazos y la pérdida de empleo, marginaron el nivel de vida, lo que amerita una huelga nacional urgente”, señalaron en un documento.

¿Paro un feriado?

En los últimos días, los gremios del transporte habían anunciado una huelga para el 1° de Mayo, Día del Trabajo. Entre otros reclamos piden “la reformulación del Impuesto a las Ganancias sobre los salarios y un inmediato incremento salarial de emergencia a los jubilados”. En una jugada destinada a diferenciarse de ese sector de la CGT, Hugo Moyano expresó: “No me parece serio. No sé, si no trabaja nadie el 1° de mayo. No entiendo la forma que quieren plantear”. El gremialista sostuvo que un día feriado trabaja entre un 5 y 10 por ciento de la gente, y subrayó que “decidir una situación de estas, de esta manera, no es serio”.

“Vamos a debatir la situación y a partir de ahí la mayoría de la gente está dispuesta a poner un límite, porque esta política del Gobierno es insostenible”, concluyó.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.