El famoso contouring se encuentra instaladísimo dentro de las técnicas de maquillaje elegidas por un sinfín de mujeres, debido a que utiliza tonos oscuros y claros para definir y estilizar las facciones. El secreto de este procedimiento es que las luces destacan los rasgos y las sombras disimulan los defectos, como pueden ser granitos o manchas en la piel.

Si bien no es imposible de lograr, lleva su tiempo y hay que saber cuáles son las zonas que hay que resaltar y cuáles las que hay que disimular. El contouring se encuentra cada vez más de moda, no solo por las famosas que lo utilizan sino porque también cada día más mujeres lo aplican para su vida diaria, ya que la piel no se ve artificial y, por el contrario, se potencia de forma natural la estructura ósea de la cara.

En esta técnica se utilizan los tonalizadores e iluminadores, pero no te preocupes si en tu casa no tenés alguno de estos productos, no hace falta que vayas corriendo a comprártelos. Podés reemplazarlos por bases y sombras y, de paso, ir probando de a poquito el método. Cuando estés más canchera y te gusten los resultados que vas obteniendo invertís en unos buenos tonalizadores e iluminadores.

Ahora sí, compartimos el paso a paso de este makeup.

Todo el proceso

Chequeá que tu rostro esté hidratado y limpio para lograr una textura uniforme en la piel, evitando desprolijidades o manchas al finalizar el proceso.

Aplicá con una brocha el tono de base oscura debajo de los pómulos hacia la zona de las orejas, debajo de la boca, en la parte alta de la frente (donde comienza el cuero cabelludo), punta de la nariz y sus laterales y el párpado móvil. Este paso es el de la sombras, por ende, el encargado de disimular nuestras imperfecciones como te conté anteriormente.

La iluminación también es clave y es donde tenés que resaltar tus rasgos. Con una base mucho más clara que la anterior, o si tenés un iluminador, destacá el tabique de la nariz, el párpado fijo, los pómulos y por encima del labio superior.

Además, fundí bien con la piel las zonas en donde se aplicó el iluminador. Una vez que están bien pareja esas zonas debés comenzar a fundir el tono oscuro haciendo círculos para que quede bien homogéneo el proceso.

Para conseguir mayor duración y darle mejor terminación al makeup recomiendo utilizar polvo compacto.

Por último, aplicá rubor en las mejillas y pintá los labios con un labial matte o gloss nude, ya que en este caso no queremos realzar los labios sino nuestro contorno de cara.

Recordá remover siempre tu maquillaje antes de irte a dormir con una buena agua micelar o leche de limpieza facial, para que los poros puedan respirar y tu cara se encuentre siempre limpia y sana.

puntocero 2016

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.