La selección argentina no la pasó nada bien ante un rival que jugó mucho mejor. Lima fue una parada difícil, con un público hostil, con piedrazos al micro, tapas de diarios agresivas pidiendo “comerse” a Messi y otras tantas cuestiones. Perú tuvo enfrente al puntero de las eliminatorias, y la verdad es que no se achicó.

Sabella paró un 4-3-3 peró pasó a ser un 4-2-3-1 con el doble cinco de Gago y Mascherano, con la idea de que Di María pase al ataque y que Higuaín se mueva solo adelante.

Foto: Télam.

El único cambio con respecto al partido ante Paraguay fue el ingreso de Mascherano, que reemplazó a Braña (suspendido por llegar a la quinta amarilla). A último momento, el entrenador definió que Campagnaro juegue como marcador derecho, cuando todo parecía indicar que el titular sería Zabaleta.

El telón se bajó en Lima y al minuto y medio Ángel Di María le hizo una falta clarísima a Jefferson Farfán. El jugador del Real Madrid no tuvo una buena noche y se encontró con un 10 que estuvo inspirado. El encargado de patear fue Claudio Pizarro, Sergio Romero se adelantó unos pasos y logró atajar el remate, que podría haber significado el gol del local. Argentina, de esta manera, se salvaba de empezar perdiendo desde el vamos, aunque el resto de la noche fue bastante mala para el equipo de Sabella.Perú jugaba con intensidad, presionando a la Argentina y achicando los espacios. Por momentos impuso pierna dura.

A los 8 minutos Advíncula se tendría que haber ido de la cancha después de una falta durísima contra Mascherano. El peruano fue con los dos pies para adelante y bajó al futbolista del Barcelona. Solo fue amonestado por el árbitro.

Nuestra selección intentaba llegar con pelotazos a Lavezzi, uno de los jugadores que llevó mayor peligro. Perú recuperaba la pelota con pressing, por momentos se anticipaba y cortaba los pases para Messi. Los jugadores de Markarián lograron anular al crack del Barcelona con marcas personales y hasta con dos hombres encima.

Ya a los 13 minutos empezaron los problemas en el fondo argentino, sobre todo por el lado de Rojo y Di María. Ninguno pudo marcar lo suficiente y Perú empezó a avanzar por la izquierda del visitante.

El equipo inca tuvo un tiro de esquina casi a los 19 de la primera parte, mostró falencias en el juego aéreo de los defensores argentinos y Pizarro cabeceó desviado. El Pipa recuperó y salió de contra. El delantero del Real encontró a Messi por derecha, pero dos defensores peruanos lo frenaron con un foul que el referee pareció no haber visto. A la Argentina le costaba llegar al ataque. El rival cerraba espacios, presionaba y salía disparado al ataque. A esto se suma la rapidez de la cancha, en un pésimo estado, muy dura y con mucho pique de pelota.

A los 21 llegó la sorpresa

Foto: EFE

Pelota detenida para el local, Lobatón se la dio a Cruzado, que levantó la cabeza y envió un pase largo para encontrar a Advíncula, con una gran proyección por derecha. La defensa albiceleste quedó sorprendida, casi paralizada, se durmió y no tuvo en cuenta el avance lateral. No hubo orden y Zambrano conectó un buscapié en la boca del área chica.

El local pasó a ganar 1 a 0 y prometía darle un dolor de cabeza al puntero. Federico Fernández y Ezequiel Garay chocaron en el fondo y mostraron una falta de coordinación para tomar al rival.
A los 24, Lavezzi y Gago se juntaban para armar juego e Higuaín jugaba al límite de la línea de los defensores peruanos. El Pipita estaba en off side y quedó todo anulado.Una vez más, Farfán desbordó por el lado que debían resguardar Di María y Rojo. La Foquita envió un centro a Carrillo, que fue cerrado por un defensor que mandó la pelota al corner. El jugador del Schalke 04 avanzó todo el primer tiempo por ese costado y marcaba la diferencia.

A los 34 minutos del partido, Lobatón le pegó una patada en la cara a Rojo, en otra clara jugada de expulsión, sin embargo, el árbitro solo mostró la amarilla.

Tres minutos después, la selección llegó al empate con el gol de Gonzalo Higuaín, de lo mejor del equipo de Sabella. Todo empezó por un pelotazo de Federico Fernández a Ezequiel Lavezzi, uno de los jugadores que más ofertas de pase mostró. El Pocho mandó un buscapié desde la derecha y el delantero merengue se anticipó a un defensor para poner la pelota al lado del palo izquierdo.

Otra amarilla llegó a los 39 de la primera etapa cuando Pizarro le metió un planchazo a Fernández (que fue de lo más sólido de la defensa). Este sale jugando y levanta la cabeza para meter pelotazos.

Nuevamente, Perú avanzó por el lado de Rojo a los 41 minutos de la parte inicial. El local llegaba a los toques y casi logra el 2 a 1 arriba. Todo fue por el sector de Di María y Rojo…

Foto: Reuters.

Final del primer tiempo. Argentina jugó mal y podría haberse ido al vestuario perdiendo. Perú fue superior, con presión y cierre para no dejar mover la pelota a nuestro equipo. Hubo muchos pelotazos, algunos para Lavezzi. Por el costado de Di María y Marcos Rojo hubo varios avances del rival y Campagnaro no pudo proyectarse por derecha. Mascherano tuvo un nivel bajo.
Se notó que al conjunto de Sabella le falta recuperación y marca en la mitad de la cancha, además de un líder que ordene la defensa.Los intentos de Argentina fueron por derecha, con empuje de Lavezzi y movilidad de Higuaín, con efectividad en sus pocas chances. Faltaron más apariciones de Messi. Fue un jugador “escondido” en la cancha.
Segundo tiempo

Ya en el segundo tiempo, Rojo y Di María intentaban avanzar, pero el jugador del Real Madrid no pudo contener la pelota, en una noche para el olvido. Perú también apeló al pelotazo, pero Romero volvió a dar una muestra de solidez.

Marcos Rojo se mostró inseguro al no poder contener una pelota que venía desde un cambio de frente de Mascherano. Iban apenas tres minutos de la segunda parte. Farfán, la gran figura de la cancha, desbordó y se encontró con Federico Fernández, que despejó el peligro.

Lavezzi desequilibraba y recibía pelotazos, pero no podía encontrar a Gonzalo Higuaín y los defensores peruanos mostraron su lado más férreo para ser una muralla. Otro de los intentos argentinos consistió en las pelotas que podía encontrar Messi para juntarse con el Pipita. Después de un corner, Perú casi logra el segundo gol a los 8 minutos del complemento. La contra partió a velocidad, Ramírez desequilibró por el sector de Campagnaro y disparó cruzado, la pelota iba adentro del arco de Romero, pero por esas cosas del destino terminó por dar en el palo. Argentina tenía suerte en una noche en la que jugó realmente mal.

La pelota era de Perú, la decisión de Markarián fue que sus jugadores no dejen que la Argentina juegue y tener mayor posesión del balón.

Gago lesionado

A los 12 minutos llegó uno de los momentos más tensos del partido, cuando Gago chocó con un rival que cayó sobre el cuello del jugador argentino. El volante del Valencia, una de las figuras de este equipo, tuvo que irse de la cancha con un cuello ortopédico por un traumatismo de cráneo. El medio campista fue internado en Lima y pasó la noche del día siguiente en la capital peruana por precaución. Los médicos dijeron que está recuperado y listo para volver a Buenos Aires y luego volar a España.

Argentina perdió a uno de los mejores socios de Messi, que no aparecía cuando el equipo más lo necesitaba. Finalmente, ingresó Pablo Guiñazú. En este punto, me pregunto por qué Sabella sigue citando a un jugador de 34 años, que muy probablemente no llegue en condiciones al mundial de Brasil 2014. ¿Por qué no entró Biglia, quien podría haber contenido mejor y ser un socio para el poderío argentino de mitad de cancha en adelante?

El trabajo de Perú fue muy bueno en cuanto a la presión, sobre todo arriba. Complicó las salidas de Garay, que buscaba apoyo en Guiñazú. Insisto con algo: falta un líder abajo. A los 24 minutos de la segunda parte, Federico Fernández volvió a mostrar solidez y evitó que llegue el gol tras una jugada asociada entre Ramírez, Farfán y Pizarro. El local tuvo dos chances claras de gol en el complemento. Otra llegó a los 26, tras un centro para Pizarro, que nuevamente inquietó al fondo argentino. Garay se resbaló y por suerte el delantero peruano cabeceó mal. Además, a los 35 volvió a llevar peligro cerca del arco de Romero y el central argentino casi le hace penal.

Sabella intentó refrescar el mediocampo con el ingreso de Enzo Pérez por Lavezzi, uno de los mejores jugadores de la cancha. Faltaban 15 minutos para el final del partido y Argentina sufría en la hostil noche de Lima.

A dos minutos del final, Di María se fue reemplazado y por demorar le sacaron amarilla. Todo lo que rindió ante Paraguay no lo demostró como visitante ante Perú. El árbitro adicionó cuatro minutos y aún nada estaba dicho. Los goles no se merecen, se hacen. Y Perú, realmente, merecía ganar. Zambrano se perdió el gol de la victoria en el primer minuto del descuento. De repente, Romero sacó rápido para Messi y la pelota llegó a Higuaín tras un rechazo de Perú. El goleador remató desde afuera del área y Fernández sacó una pelota que iba adentro, cerca de su palo derecho. Habría sido injusto por el desarrollo del partido, pero por la calidad del tiro tendría que haber sido el ansiado 2 a 1 para el conjunto de Sabella.

Foto: Reuters.

Últimos dos minutos, corre el tiempo, la prensa afila sus lapiceras para escribir pestes del puntero de las eliminatorias, pero de repente uno de los jugadores con menor rendimiento de la cancha, Marcos Rojo, tuvo la victoria argentina a un paso. Cabeceó, pero se perdió ese tanto que haría delirar a todo un país y que amargaría a otro.

Nada pasó, nada brilló, nada sucedió. El funcionamiento general de Argentina no anduvo. Del medio para adelante es un buen equipo, pero sufre cuando lo atacan, no es sólido en defensa y falta marca en la mitad de la cancha.Sí, es el puntero de las eliminatorias rumbo a Brasil 2014.
No perdió, pero hay que mejorar el rendimiento colectivo. Enfrente tuvo un ataque complicado, y abajo lo sufrió. Entonces, esto tiene que ser considerado como un llamado de atención, alerta y obligación a trabajar en la marca y la contención, en encontrar un equilibrio y un equipo completo. En octubre habrá que jugar contra Uruguay en Mendoza, y ante Chile en Santiago.

Habrá que trabajar duro para dejar de sufrir, como le pasó a la selección en la áspera noche de Lima.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.