El conflicto en Siria parece no tener fin. Luego de que la guerra se redujera en la mayoría de los territorios sirios e iraquíes, parece que vuelven a recrudecerse los ataques. Hacia finales del 2017 la guerra había cesado hasta en un 95% en relación a los años anteriores y se veía un futuro esperanzador, pero en los últimos dos meses (por factores externos) parece que este 2018 será bisagra en el tablero de Medio Oriente.

Este martes 6 de febrero se registró una ofensiva con armas químicas sobre la población de la ciudad de Duma, al norte de Damasco, en Siria. Este ataque, según los organismos de derechos humanos internacionales y posteriores investigaciones, fue ejecutado con gas cloro por parte del ejército sirio. El hecho se produjo alrededor de las 6 am (hora local siria) en la ciudad de Duma y, hasta el momento, no se ha registrado ningún deceso.

De todas formas, este ataque dejó el saldo de 21 personas heridas, algunas presentaban asfixia y afortunadamente ninguna víctima fatal. Estos sucesos se vienen dando en las últimas semanas con más intensidad pero ninguna se había producido con armas químicas. Sus pobladores declararon que, si bien la guerra ha disminuido en estos últimos dos meses se ha incrementado la violencia.

Ejército contra ejército contra ejército

El Estado Islámico, casi desaparecido, tiene ahora su clon con los rebeldes que han tomado más protagonismo en estos últimos meses. Pero eso no es todo y, por otra parte, el ejército turco en su frontera con Siria ya ha pisado estas tierras para aventurarse a contrarrestar el creciente ejército kurdo que se ha apostado cerca de su frontera. A su vez, la armada del gobierno sirio ya se encuentra a muy pocos kilómetros de distancia, lo que podría provocar un enfrentamiento de grandes dimensiones.

Mientras tanto, en la vecina Iraq no parece haber descanso y las tropas aliadas de Estados Unidos podrían llegar a enfrentarse a las milicias iraquíes de Hezbollah y tropas unidas que han permanecido en aquel país. Esto podría encender un nuevo conflicto en un país abatido desde la caída de Saddam Hussein, luego de que los Estados Unidos anunciara el retiro de sus tropas de aquel país.

Entonces el panorama es bastante desalentador para este 2018 en Medio Oriente. Los conflictos se incrementan y todo puede estallar. Rusia disminuyó su presencia en Siria y los enfrentamientos aumentaron, Turquía ya pisa suelo sirio y amenaza con enfrentarse a los kurdos y al ejército sirio. Por su parte, Estados Unidos sigue interviniendo en Iraq y un enfrentamiento en aquel sitio podría desatarse en los próximos meses. El Estado Islámico, ya casi reducido a cenizas, ocupa algunas ciudades donde se resiste a caer pero igualmente genera mucha violencia. Y el uso de armas químicas vuelve a estar en la mira del mundo, ¿nuevamente esta será la excusa para intervenir el país? De lo que sí estamos seguros es que la población de aquella nación sigue siendo abatida por el dolor y drama del conflicto.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.