La Legislatura Porteña aprobó con 34 votos a favor, 16 en contra y 9 abstenciones, el Presupuesto 2019 de la Ciudad, que incluye un incremento promedio del 34% del ABL y del 35% en patentes. La ley contó con el respaldo del bloque oficialista de Vamos Juntos mientras que en contra se manifestaron las bancadas del kirchnerismo, el peronismo, el GEN y la Izquierda. Las abstenciones correspondieron al Socialismo, Evolución y Mejor Ciudad.

El vicepresidente primero del cuerpo, Francisco Quintana, señaló que “por segundo año consecutivo la Ciudad presenta un presupuesto financieramente equilibrado, sin déficit, con una fuerte inversión social. Este presupuesto da cuenta de un gobierno responsable en el manejo de los recursos de los vecinos”.

Ciudad autónoma

En 2019 el ABL subirá un promedio del 34% mientras que el alza máxima será del 38. El contribuyente que abone con débito automático tendrá un descuento equivalente al monto de la última cuota. Un esquema similar se usará para la tasa de Patentes: quienes paguen a través de su banco tendrán el 10% de quita por cumplir y no pagarán la mitad de la última cuota, que en ese caso es bimestral.

Además, a partir de 2019 la Ciudad se hará cargo de los subsidios que hasta ahora afronta el Gobierno Nacional. El Estado le transferirá el control de 33 líneas de colectivos (que tienen la totalidad de su recorrido en el ejido porteño) al Gobierno de la Ciudad, que deberá cubrir los subsidios al boleto por 4.100 millones de pesos. Asimismo, deberá cubrir la tarifa social de los usuarios de energía eléctrica ($ 700 millones) y de agua ($ 380 millones). Por otra parte, ya no contará con los 870 millones de pesos que le hubieran tocado el año que viene si se mantuviera el aporte del llamado “Fondo sojero”.

Infraestructura

También se mantienen las rebajas de Ingresos Brutos para las empresas y la construcción. En lo que hace a la obra pública, solamente se seguirán con las que ya están empezadas y se frenarán nuevos emprendimientos. Lo que sí se mantendrán serán las tareas de mantenimiento que requerirán más de $ 2.200 millones para reparar veredas y $ 1.900 millones para pavimento y bacheo.

De esta manera, la administración de Horacio Rodríguez Larreta busca mantener el gasto social en una coyuntura económica adversa, y también para cubrir esos nuevos subsidios que pasarán a manos de la Ciudad. “Uno de los pilares del presupuesto es la inversión en áreas como Salud, Educación y Desarrollo Social, que alcanzan el 51% del total. También se asegura el financiamiento para la finalización de las obras como el Paseo del Bajo y los viaductos Mitre y San Martín”, precisó el ministro de Hacienda, Martín Mura.

Las obras de infraestructura previstas en el presupuesto incluyen la urbanización de la Villa 31 en Retiro, que demandará un total de $ 5.150 millones que se se sacarán del total de 11.243 millones presupuestados para el área de Vivienda.

Para las mejoras en la red de subtes, entre instalación de aire acondicionado y apertura de tres estaciones de la línea E, se destinarán 4.033 millones de pesos, mientras que el área de Seguridad contará con un monto de casi $ 4.000 millones.

“Financieramente equilibrado”

Paula Villalba, miembro informante del oficialismo, indicó que es “un presupuesto financieramente equilibrado”, “que puede cumplirse, con déficit cero” y que busca “alcanzar un superávit económico primario de 71.589 millones y un superávit primario de 25.815 millones” de pesos.

Además, remarcó que 162 mil millones de los 340 mil millones presupuestados serán destinados a los llamados “servicios sociales” que agrupan las partidas para Salud, Educación, Cultura y Vivienda, entre otras. También precisó que la inversión real directa será de 51.641 millones que se aplicarán a “la culminación del plan de construcción de 52 escuelas nuevas, la ejecución de obra de infraestructura hidráulica como el segundo emisario del Arroyo Vega y las obras de relocalización de oficinas gubernamentales”.

La suba del Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) se realizará con el mismo esquema que se viene implementando desde 2011, cuando 50 de los 60 legisladores de entonces aprobaron una ley para ir actualizándola y que las valuaciones fiscales no queden retrasadas respecto del valor real de mercado de los inmuebles.

Para el año que viene, el Gobierno porteño aplicará las siguientes categorías:

El 30% del padrón, unas 573.000 partidas, tendrá un incremento menor a $ 100 en cada cuota mensual.

El 35%, unas 669.000 boletas, llegarán con incrementos de entre $ 100 y $ 150 por mes.

El 20% deberá afrontar aumentos de entre $ 150 y $ 450 mensuales.

El 10%, unas 190.000 partidas, seguirán exentas (jubilados, discapacitados y otros).

Con este alza, el ABL recaudará $ 22.751 millones, un 7,7 por ciento del total de los recursos porteños.

En lo que hace a la rebaja, por segundo año, de Ingresos Brutos, algunas actividades comerciales en el marco de la Ley de Responsabilidad Fiscal de 2017, las nuevas alícuotas serán: para la industria bajará de 2% a 1,5%, para transportes y comunicaciones de 5% a 4,5% y para la construcción del 3% al 2,5%.

Este tributo es el principal impuesto del fisco local y representa el 54% de la recaudación.

Aumentos y desigualdad

Desde la oposición, Carlos Tomada de Unidad Ciudadana, sostuvo que dentro de “este ajuste se está planteando un esfuerzo inequitativo que se carga especialmente sobre los que menos tienen” y cuestionó fuertemente la performance económica-financiera de los 12 años de gestión del PRO y Cambiemos en la Ciudad.

Juan Nosiglia, del bloque de Evolución, indicó que “en un contexto de pérdida de poder adquisitivo y aumentos de tarifas de servicios públicos y tasas como el ABL, el gran esfuerzo que se le pide a los vecinos de la Ciudad no es acompañado por un esfuerzo similar desde el Gobierno porteño”.

Gabriel Solano (PO) y Patricio Del Corro (PTS) calificaron al nuevo presupuesto porteño de representar un “ajuste” para el próximo año, especialmente en áreas sensibles y en los salarios de los trabajadores. “Van a gastar más en comisarías que en infraestructura escolar. Se gastarán 4.400 mil millones en mantenimiento de aceras que, en realidad, se irán en campaña electoral”, indicó Del Corro.

Por su parte, Sergio Abrevaya del GEN, subrayó que “es muy irregular” que la Ley de Leyes no sea clara a la hora de explicitar cómo se solventarán los subsidios al transporte y a servicios públicos que serán transferidos a la Ciudad en 2019. El socialista Roy Cortina argumentó la abstención de su bloque al afirmar que “en el lugar más rico de la Argentina” el presupuesto no colabora con revertir la desigualdad.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.