El segundo trabajo del director Michael Blash contó con dos funciones: en la sede del Village de Recoleta el 6 y 7 de abril y otra con entradas agotadas el pasado domingo 13 en Caballito.

La acción de esperar representa un acto inmóvil, expectante y pasivo. En determinadas circunstancias, puede residir en la creencia de un ser o deidad omnipresente cuya voluntad determine el fin mágico del conflicto, o en una simple cábala. Según el ángulo de análisis, la decisión de aguardar puede ser algo extremadamente difícil de hacer o la postura más fácil de tomar.

La madre de Angela y Emma fallece en una casa situada en el interior de un bosque nublado y silencioso. Tan solo unos minutos luego del deceso, la mayor de las hermanas recibe un llamado anónimo en el que una voz extraña le informa que la resurrección de su progenitora es inminente. La única premisa a la que aspirarán ambas protagonistas durante 96 minutos será velar para que esto ocurra.

El film propone una puesta en escena interesante, apoyada en el empleo de diversos tipos de planos y angulaciones que le otorgan una dinámica estética que no condice con un pulso narrativo prolongadamente innecesario. La irrupción de colores vivos, tanto en la fotografía de los títulos iniciales como en algunos planos generales, no hace más que acentuar el dispar ensamble entre los recursos técnicos y la intención artística.

Al igual que en “Lying”, su debut cinematográfico de 2006, el director norteamericano Michael Blash eligió contar con las actuaciones de la dupla protagónica conformada por Chloë Sevigny y Jena Malone. Lamentablemente, y a pesar de que en ningún caso debería ser así, sus interpretaciones tampoco logran mantener a flote un argumento muy bien presentado, pero que falla a la hora de establecer temáticas y subtramas que enriquezcan el relato.

“The Wait” (“La Espera”, Estados Unidos, 2013) podría compararse a un fruto fuera de estación que engaña la mirada hambrienta de aquellos quienes,  tras el primer bocado, se encuentran con un sabor insulso y anodino.

bafici

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.