Tan solo 10 minutos le bastaron a Darío Benedetto para convertir en dos oportunidades y darle la victoria a Boca Juniors por 2 a 0 frente al Palmeiras, por el partido de ida correspondiente a la segunda semifinal de la Copa Conmebol Libertadores de América.

Fútbol reducido

Mucho se especuló en la previa del partido sobre el planteo que Palmeiras le iba a ofrecer a Boca: si saldría al campo de juego tratando de dominar la pelota o si se resguardaría y esperaría a que su rival tome la iniciativa. El equipo de Felipe Scolari entendió que buscar un término medio entre ambos conceptos sería lo mas atinado y así le resultó en un primer tiempo en el que, si bien su rival manejó mas tiempo la pelota, supo neutralizarlo y mostrarse predispuesto a elaborar el contragolpe.

Por su parte, Boca fue a buscar el gol meramente basándose en una cuestión de ímpetu más que futbolística, y así se observó como un equipo aguerrido pero nulo de ideas a la hora de generar juego hacia adelante. Pablo Pérez y Carlos Izquierdoz fueron los que tuvieron la oportunidad de poner a su equipo en ventaja, pero fueron situaciones aisladas y lejos de considerarse de demasiado peligro.

Lo poco de juego que su pudo ver fue más que disputado y tuvo lugar en un sector tan estrecho, que la mayor parte del tiempo la pelota estuvo reducida a 40 metros del terreno de juego. Felipe Melo y Wilmar Barrios fueron los de mejor actuación para sus respectivos equipos, dando muestra a las claras de lo que se trató la primera parte del duelo.

La aparición de “San Pipa”

La disputa y la fricción fueron constantes en la segunda etapa, sobre todo al comienzo, cuando los de “Felipao” resignaron toda intención ofensiva para avocarse de lleno a defenderse y abusar del pelotazo las veces que pudieron obtener el balón. Distinta fue la actitud de Boca: salió decidido a controlar los circuitos de juego y, si bien los caminos siguieron estando bastante estrechos, empezó a crecer cada vez más en el terreno para doblegar a su rival hasta su propia área.

El equipo brasilero se agazapó y pudo dar la sorpresa cuando, promediando la segunda parte, Dudú cruzó un remate desde afuera del área que salió afuera por poco. Tan solo eso fue lo único que pudo generar en ofensiva, todo lo demás fue del local. Lucas Olaza no convitió un tiro libre extraordinariamente ejecutado que el arquero Weverton descolgó aún mejor del ángulo cubierto por la barrera. De ese mismo tiro de esquina llegó la apertura del marcador, gestado por jugadores ingresados desde el banco de suplentes: Sebastián Villa le cedió un centro medido a la cabeza de Darío Benedetto, que desvió y quebró el cero.

El estadio se vino abajo luego del gol, pero el delirio fue aún mayor tan solo cinco minutos después, cuando nuevamente el “Pipa” recibió en la medialuna, la pisó al mejor estilo futsal y quedó de frente al arco para sacar un potente y certero remate a 110 kilómetros por hora que se alojó en el fondo del arco verde. En tan solo 10 minutos, el 9 de Boca fue más determinante que cualquier otro jugador hasta ese entonces, y puso en ventaja a Boca para así darle cifras definitivas al partido.

Dicha victoria deja a los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto muy bien parados de cara al próximo duelo de vuelta, el próximo miércoles 31 de octubre en Brasil.

Formaciones e incidencias

Boca Juniors: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Naithan Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Mauro Zárate, Ramón Ábila, Cristian Pavón. Entrenador: Guillermo Barros Schelotto.

Palmeiras: Weverton; Mayke, Luan, Gustavo Gómez, Diogo Barbosa; Bruno Henrique, Felipe Melo; William, Moisés, Dudú; Miguel Borja. Director técnico: Felipe Scolari.

Goles: 83′ Darío Benedetto (Boca Juniors), 88′ Darío Benedetto (Boca Juniors). Amonestaciones: 21′ Bruno Henrique (Palmeiras), 22′ Mauro Zarate (Boca Juniors), 28′ Lucas Olaza (Boca Juniors), 29′ Gustavo Gómez (Palmeiras), 62′ Sebastián Villa (Boca Juniors). Árbitro: Roberto Tobar (Chile).

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.