El presidente de Bolivia, Evo Morales, inauguró la primera central de energía solar en el departamento de Pando, al norte del país. La planta solar voltaica funcionará con una base de 17.334 paneles o placas solares instaladas en la provincia de Cobija.

La planta cubre una superficie de 11 hectáreas y permitirá ahorrar cerca de 2 millones de litros de diesel, además de beneficiar a un total de 100.000 habitantes. En el mes de enero, el ministro de la presidencia Juan Ramón Quintana anunció el proyecto que daba el inicio de la producción de energía solar en el país, con una inversión de 11 millones de dólares para esta primera etapa.

Con este parque solar la región podrá reducir la importación de diesel, y esto equivale a un ahorro de casi 2 millones de dólares anuales en concepto de la importación de este combustible.

Bolivia desarrolla una política de inversión para la creación de proyectos termoeléctricos, hidroeléctricos y eólicos para lograr proveer de energía a muchas regiones que aún carecen de ella. La eficiencia energética es un elemento indispensable para el mundo actual y, por este motivo, con un crecimiento demográfico y económico importante, utilizar energías renovables para reducir el daño al medio ambiente es una prioridad de todos los Estados.