A pedido de sus productores, el gobierno brasileño cerró la importación de peras y manzanas del Alto Valle de Río Negro a raíz de la presencia de la plaga carpocapsa. A lo largo de los meses de enero y febrero, el Ministerio de Agricultura brasileño rechazó el ingreso de 9 camiones con estas frutas por un total de 200 toneladas.

La Asociación Brasileña de Productores de Manzana (ABPM) había presionado para que el gobierno de Jair Bolsonaro cerrara las fronteras a las importaciones de peras y manzanas proveniente de la Argentina. La aparición de esta peste ayudó a que se cumpliera ese pedido.

En el Boletín Oficial de Brasil se publicó la resolución que establece la suspensión «del plan de trabajo que implementó el sistema integrado para el decrecimiento del riesgo asociado a la plaga de Cydia pomonella (conocida como carpocapsa) para la importación de las frutas frescas de pera (Pyrus spp.), manzana (Malus spp.) y membrillos (Cydonia de forma oblonga) procedentes de la República Argentina». Ese acuerdo estaba vigente desde noviembre de 2015.

La carpocapsa o polilla del manzano (Cydia pomonella) es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Tortricidae: son muy conocidos en agricultura, ya que sus larvas son gusanos comunes de la manzana y la pera.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informó de esta novedad a los productores de peras y manzanas de Río Negro y Neuquén, los principales de Argentina. A su vez, señaló que está negociando una suspensión de la medida para que los camiones que esperan en la frontera puedan ingresar lo antes posible al vecino país.

La exportación de estas frutas significa un ingreso anual de unos 150 millones de dólares al año para la zona de Río Negro y Neuquén, por lo que la medida generará graves perjuicios a esas economías. La suba de costos, la elevada presión impositiva, la vuelta de las retenciones, el aumento de la energía, la dolarización de los insumos y el encarecimiento de los créditos son algunos de los inconvenientes que enfrentan los productores fruteros.

En junio de 2018 la cartera de Agroindustria prorrogó por un año la emergencia económica, productiva, financiera y social para la cadena de peras y manzanas de las provincias de Neuquén, Río Negro, Mendoza, San Juan y La Pampa, declarada por la Ley N° 27.354 y sus modificatorias. «Esta suspensión es una luz amarilla que nos pone Brasil. Estamos trabajando desde cada uno de los sectores involucrados, públicos y privados, para lograr que se levante lo antes posible la suspensión», señaló el vicepresidente del Senasa, Guillermo Rossi.

Según informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en enero pasado se exportaron peras por un total de 8.514 toneladas, de las cuales el 65% se destinaron a Brasil. En el caso de las manzanas, en el mismo mes se exportó a Brasil el 44% de las 1.872 toneladas producidas.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.