Con los votos positivos necesarios para lograr mayoría, la Legislatura porteña aprobó, finalmente, el proyecto de Presupuesto 2015 para la Ciudad de Buenos Aires.

Este contempla un importe de 85.098 millones de pesos, lo que representa un incremento de más del 20% en relación al del periodo anterior, continúa el endeudamiento público y se producirá un aumento considerable del valor del impuesto al Alumbrado, Barrido y Limpieza (ABL) pero habrá recortes en áreas sociales y culturales. Además, la ley proyecta la inflación en 28% y una tasa de cambio del dólar en 12,5 pesos. Entre paréntesis, resulta sorprendente que un proyecto de ley no tenga ningún tipo de referencias oficiales (llámese Banco Central o Ministerio de Economía) a la hora de fijar el valor de la moneda.

La aprobación del Presupuesto General de Gastos y Cálculos de Recursos junto con el Código Fiscal y Tarifario fue logrado con el voto del bloque oficialista perteneciente al PRO, además de UNEN, Confianza Pública, PSA y SUMA+. Los partidos que mostraron una postura contraria a la iniciativa y que reflejaron la negativa son el Frente para la Victoria, Nuevo Encuentro, Frente Progresista y Popular, Seamos Libres, Movimiento Social de los Trabajadores, Frente de Izquierda y la agrupación Bien Común y Sindical Peronista. Por su parte, Coalición Cívica, Partido Socialista y Proyecto Sur se abstuvieron de emitir opinión sobre el tema.

Destino del Presupuesto

La inversión en Educación está fijada en 17.502 millones de pesos (20,5% del total), Salud cuenta con 15.469 millones de pesos (18,1%) y Desarrollo Social posee 3.954 millones de pesos (4,64%). Recordemos que, a diferencia del próximo año, el periodo anterior establecía un 60% del presupuesto destinado a Gastos Sociales y, a modo de ejemplo, los fondos destinados a Educación varían de 29,66% en 2014 a 16,33% para el siguiente ciclo.

En el área de Infraestructura se planea colocar $ 13.600 millones para la extensión y renovación de la flota de subterráneos de las líneas B, D y H. Asimismo, el presupuesto incluye 300 millones de pesos destinados a la construcción de nuevas estaciones de Metrobús y 32 millones de pesos para bicisendas.

«La inversión en obras para tratamiento de residuos asciende a 1.060 millones, que incluye obras en rellenos sanitarios por 650 millones y de Centros Verdes por 410 millones», expresa el texto de la ley, además de la determinación de fijar 780 millones de pesos para viviendas y urbanizaciones, $ 1.157 millones para obras y mantenimiento en establecimientos educativos y $ 873 en edificios del área de la Salud.

Finalmente, en cuanto al gravamen para Patentes sobre Vehículos en General, el presupuesto establece un máximo de aumento del 50% para este impuesto.

La opinión de los legisladores opositores

Gabriela Alegre (FpV) expresó que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, «parece revivir viejas recetas: alto endeudamiento en dólares, bicicleta financiera, ajuste de la inversión social y baja inversión en infraestructura a largo plazo».

Por su parte, Aníbal Ibarra manifestó que se trata de un presupuesto «que no causa sorpresa porque es similar a todos los presupuestos del PRO. Tiene déficit, esto es tiene más gastos que recursos, se gasta más de lo que ingresa y además se triplicó la deuda, con lo cual este gobierno a pesar del crecimiento de los recursos que ha tenido, presenta una vez más un presupuesto deficitario y con un alto nivel de deuda. Y toda esta deuda no es para obras o grandes inversiones, el PRO está haciendo una gran bicicleta financiera con los recursos de todos los porteños».

Al respecto de la reducción de fondos públicos en sectores con menos oportunidades, José Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro) declaró que «el gobierno porteño ratifica el paulatino alejamiento del Estado de los sectores más vulnerados. El PRO tiene un presupuesto de 85 mil millones de pesos, uno de los más altos de la Argentina en términos per cápita y sigue desinvirtiendo en las áreas donde el Estado más hace falta, como educación y vivienda».

Asimismo, desde Seamos Libres, el legislador Pablo Ferreyra manifestó que se trata de un «presupuesto escandaloso».

Vale aclarar que en los siete años de gestión al frente de la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno de Macri triplicó la deuda pública y esta pasó de 574 millones a 1.794 millones de dólares.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.