A casi 50 días de la última comunicación y la desaparición del submarino ARA San Juan, los buques de las armadas estadounidense y rusa dejarán de participar en el rastreo de la nave, aunque continuarán realizando tareas de planeamiento y análisis de datos.

En el caso norteamericano, la Secretaría de Defensa informó al Ministerio de Defensa argentino, a cargo de Oscar Aguad, la decisión de retirar al vehículo de operación remota CURV 21, que funciona a bordo del buque Atlantis y que puede rastrear por debajo del agua hasta 6.000 metros de profundidad.
Por el lado ruso se resolvió que se continuará colaborando por un plazo de 15 días. Pasado ese lapso el buque Yantar retornará a su base principal y dejaría el operativo. En los últimos días hubo versiones de que la marina rusa habría aconsejado hacer una búsqueda fuera de la zona delimitada. Según datos analizados, existía la posibilidad de que el submarino se hubiese hundido a unos 200 kilómetros al sudoeste de la zona afectada a la búsqueda. Sin embargo, la solicitud inicialmente fue rechazada.

Al respecto, el diputado Carlos Roma (Cambiemos-Tierra del Fuego), presidente del Grupo Parlamentario de Amistad con la Federación Rusa, señaló que “posteriormente me notificaron que los habían autorizado a operar en la zona donde ellos querían buscar”. También permanecerá durante este tiempo el vehículo remoto ROV Panther Plus.

Sigue la búsqueda

La Armada argentina comunicó que el operativo para intentar localizar el submarino seguirá realizándose con cinco buques: el destructor ARA Sarandí, los avisos ARA Puerto Argentino y ARA Islas Malvinas (con el Panther Plus a bordo) y los buques oceanográficos Atlantis y Yantar.

El barco norteamericano Atlantis continuará realizando el barrido de las áreas asignadas y posteriormente se dirigirá al puerto de Comodoro Rivadavia para descargar el equipo ROV CURV 21, una de las herramientas con mayor capacidad de inspección submarina que participó del operativo.
Igualmente, la Armada remarcó que “los Estados Unidos continuarán el apoyo a través del personal experto en planeamiento y análisis de datos”.

La ayuda internacional en la búsqueda del submarino San Juan llegó a contar con más de 4.000 hombres, 28 buques y diez aeronaves, con 18 países que brindaron su colaboración al operativo. Además de Rusia y Estados Unidos lo hicieron Gran Bretaña, Chile y Brasil, entre otros países. Ahora el operativo está más reducido.

Comisión para investigar

En el marco de las últimas sesiones ordinarias, el Senado aprobó el proyecto por el cual se creará una “Comisión Especial Investigadora sobre la Desaparición, Búsqueda y Operaciones de Rescate del Submarino ARA San Juan”.

La iniciativa fue de los familiares de los 44 tripulantes de la nave desaparecida y fue incluido en el temario de las sesiones ordinarias. El texto establece que la comisión “tendrá por objeto el análisis, la evaluación y el esclarecimiento de las causas y circunstancias del siniestro de la embarcación, el desarrollo de las acciones desplegadas por el Estado argentino para su hallazgo y el desempeño de la cooperación internacional recibida para su localización y rescate”.

La comisión

La conformación de la comisión será de seis diputados y seis senadores que serán nombrados por los titulares de cada cuerpo. A su vez, se creará un equipo de especialistas para asesoramiento ad-honorem. Este cuerpo estará integrado por cinco miembros que podrán ser “militares retirados de la Armada Argentina con grado no inferior a Contraalmirante, y/o civiles con reconocida trayectoria y experticia en materia de defensa nacional”. Además, estos militares no deberán tener “procesamientos ni condenas por delitos de lesa humanidad”, según se estableció como agregado en Diputados.

Las tareas de esta comisión incluyen el inicio de investigaciones, citaciones a funcionarios, solicitud de informes y realización de reuniones secretas y reservadas. En un plazo que no puede superar el año desde su conformación, la comisión deberá presentar un informe público y tendrá que contener una opinión fundada sobre la determinación de las posibles causas de la desaparición de la nave, el desempeño de los mandos navales y el de las autoridades del Ministerio de Defensa. También se deberá informar respecto de las condiciones de mantenimiento de la nave, el detalle de la misión encomendada al submarino, el listado completo de la tripulación y el análisis de las condiciones de adiestramiento, entre otros aspectos.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.