El nivel, y sobre todo el ritmo, del calentamiento global van incrementándose sin pausa con el correr de los años. Este efecto invernadero trae aparejado transformaciones como desertificación, derretimiento paulatino de los glaciares y aumento del nivel de los mares. Este fenómeno tiene repercusión en la dimensión sanitaria de la sociedad, precisamente en aquella vinculada a la salud pública de las comunidades.

Más allá de las diferentes estimaciones realizadas en diversas investigaciones científicas, lo cierto es que las futuras olas de calor se tornarán frecuentes e intensas, provocando la virulencia de enfermedades tropicales. Los distintos tipos de alergias que pueden repercutir en el agravamiento de enfermedades como el asma, la proliferación de mosquitos (aún en áreas que antes les eran inhóspitas), en tanto portadores y transmisores de virus como el dengue, o el deshielo glaciar que deja al descubierto cepas virales, son todos emergentes de una situación medioambiental en franco proceso de transformación.

De esta manera, el nuevo escenario climático exige una mirada prospectiva en términos de gestión epidemiológica para evitar la emergencia y reemergencia de enfermedades y el colapso de los servicios de salud, tanto de gestión pública como privada. Las características de cada región ofrecerán realidades diversas (como en el caso de la malaria en Sudamérica que se asocia al calentamiento de las aguas del Pacífico por las características de la corriente del Niño), y entonces exigirán políticas focalizadas.

En esta línea de acción es fundamental considerar a la bioseguridad como táctica y estrategia de saneamiento social y, sobre todo, como forma de prevención y control de factores de riesgo asociados. Es decir, enfatizamos la necesidad de que las políticas públicas contemplen la necesidad de concienciar sobre la importancia de comportamientos sociales tendientes a preservar la ecología del ambiente en que vivimos.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Karina Vázquez.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.