El reciente redescubrimiento del virus ‘Pithovirus Sibericum’ en la tundra siberiana nos hace considerar el cambio climático como factor de impacto sanitario. El mismo fue hallado después de 30.000 años en perfecto estado de conservación, a 30 metros de profundidad y se reactivó a instancias de su descongelamiento.

Si bien esta clase de virus no afecta a los humanos sino a los organismos unicelulares como las amebas, la comunidad científica advierte sobre las posibles amenazas virales que podría provocar el deshielo. Los investigadores explican que muchas regiones atesoran virus en sus entrañas geológicas desde hace millones de años. Pero en este caso no se sabe precisar aún el nivel de riesgo viral que implica el retroceso de la capa de permahielo de Siberia, que viene acelerándose desde la década del 70.

De esta manera, todas aquellas regiones donde el deshielo va incrementándose, se convertirán en objeto de estudio científico para determinar en qué medida otros patógenos pueden quedar al descubierto, reactivarse y afectar a cualquier clase de organismos, incluso posibilitando la reaparición de enfermedades ya combatidas como la viruela.

La consideración epidemiológica del cambio climático, entonces, exige un análisis complejo del fenómeno que involucra diferentes campos del conocimiento científico y del adelanto tecnológico para el diseño de nuevos antídotos.

Artículo elaborado especialmente para puntocero por Karina Vázquez.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.