El Canalla superó 1-0 a La Lepra en un emotivo y vibrante partido, con un tanto de Marco Ruben, único goleador del torneo. El triunfo le permite seguir de muy cerca a los líderes del torneo y, además, consiguió su séptimo partido consecutivo sin caer ante el histórico rival.

La fiesta en el Coloso Marcelo Bielsa comenzó desde muy temprano para ponerle color al derby de la ciudad. El marco de público y el recibimiento a los jugadores locales fue espectacular y digno de una gran admiración de todas las personas amantes del deporte más popular de nuestro país. Aún ante este panorama, los dirigidos por Eduardo “Chacho” Coudet se sobrepusieron ante la adversidad y la presión, en el que desplegaron un buen juego, sacaron a relucir todo su coraje y terminaron por adueñarse de la fiesta que se inició en el Parque de la Independencia, para el otro sector de la ciudad. De principio a fin el equipo visitante fue superior al rival y el resultado terminó por ser el más acorde al desarrollo del partido pero, como sabemos, en este deporte no hay lógica y la suerte a veces también juega. En el primer tiempo Newell’s Old Boys dominó la pelota y, más allá de algunos esporádicos intentos, careció de profundidad y potencia en los metros finales. De hecho, las más claras para el conjunto local fueron un tiro de esquina que pegó en el travesaño y un tiro libre, ambos ejecutados por Ignacio Scocco. Diferente fue lo de Rosario Central que, cuando se lo proponía, llegaba de una manera más punzante y podría haber abierto el marcador a través de una bolea de Alejandro Donati. Finalmente se fueron al descanso 0 a 0.

Ya en el segundo período, Central logró congregar el predominio y a los 23 minutos Nery Domínguez habilitó a Marco Ruben con un pase extremadamente preciso. El delantero se escabulló entre los centrales, no perdonó y definió mano a mano ante Oscar Ustari, que no pudo hacer nada para evitar la anotación. Los nervios y la ansiedad de llegar a la igualdad le jugaron una mala pasada a los dirigidos por Lucas Bernardi y no generaban ningún peligro pero, como dije anteriormente, este deporte no tiene lógica y, sobre el final del partido, Maxi Rodríguez tuvo el empate luego de un error de Mauricio Caranta en la salida. El destino y el palo lo evitaron, lo que dejó a todos los simpatizantes locales atónitos y preguntándose como la pelota no ingresó. Tras el pitazo final de Patricio Loustau, llegó el delirio del cuerpo técnico y jugadores en la mitad de la cancha.

“Me recibí como técnico de Central”, dijo Coudet luego del encuentro y dejó en claro la importancia y trascendencia de este partido para la ciudad de Rosario. Con este resultado, el Canalla alcanzó los 35 puntos y quedó a cinco unidades del líder Boca Juniors. Newell’s, por su parte, quedó con 27 unidades y se mantiene lejos de los primeros lugares de la tabla.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.