Con la participación de Calu Rivero, Muriel Santa Ana, Noemí Frenkel, la filósofa Esther Díaz, la realizadora Valérie Massadian y la actriz trans brasilera Julia Katherine se desarrolló el primer día del Foro de Cine y Perspectiva de Género en el marco del 33° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Moderado por la licenciada Analía Barrionuevo, el foro persigue el objetivo de reflexionar sobre los estereotipos en la industria cinematográfica delante y detrás de cámara y plantear acciones transformadoras. Entre las más de 150 asistentes se contaron Mercedes Morán, Jazmín Stuart, Marina Glazer, Maite Lanata, además de la directora (y jurado del festival) María Alché.

Espacio para la mujer

Es la primera vez que el Festival Internacional de Cine Mar del Plata otorga un espacio para reflexionar sobre el rol de las mujeres en la industria audiovisual, donde -además de debatir- se firmará una carta por la inclusión y la paridad en el cine en línea con lo que se ha hecho este año en otros festivales internacionales como el de Cannes y el de San Sebastián.

Moderado por la coordinadora del Programa de Género de la Universidad de Córdoba, Analía Barrionuevo, el Foro de Cine y Perspectiva de Género tuvo su primera jornada este domingo con la participación como panelistas de Calu Rivero, Muriel Santa Ana y Noemí Frenkel junto a la filósofa Esther Díaz, la cineasta franco-armenia y jurado del Festival, Valérie Massadian, y la actriz trans brasileña Julia Katherine.

“Actuar es resistencia”

“La que está de pie es una chica que nació en Catamarca, se crió en Córdoba, con una educación en la que todos éramos iguales”, compartió Calu Rivero frente a la audiencia. “Cuando empecé a hacer castings me di cuenta que los roles disponibles para las mujeres eran terribles. Mi primer papel fue una chica divina, malcriada, que solo quería comprar ropa. Más tarde, estuve cinco años sin actuar porque me crucé con una persona que no pudo valorarme como actriz. Y ahí empezó el crecimiento”.

El primer día del Foro de Cine y Perspectiva de Género estuvo destinado a revisar los estereotipos en los contenidos en el cine y su posible deconstrucción. “La sociedad ha aceptado que la mujer tiene el papel de segundona”, fue una de las reflexiones de Esther Díaz, filósofa y protagonista de la película “Mujer Nómade”, de Martín Farina.

“Toda actriz está expuesta a violencias y es muy difícil no ceder ante otras violencias”, dijo Muriel Santa Ana, “como entrar a un quirófano porque piensa que lo suyo es un defecto que hay que corregir. […] Ser actriz en algún momento significó libertad porque actuar es una manera de ser libre y puede ser una resistencia”.

Noemí Frenkel, que integra junto a Santa Ana el Colectivo Actrices Argentinas, destacó que el 66% de las mujeres argentinas son acosadas al querer ingresar al mundo laboral, e instó a las actrices a animarse a contar otras historias. “Las actrices, unidas y empoderadas, tenemos la posibilidad de hacer foco en otro tipo de personajes, dirigirnos a un público que busca otros discursos”.

La actriz trans brasilera Julia Katherine (“Lembra mais dos corvos”) tuvo una intervención conmovedora: “Desde muy chiquita quise ser actriz. Recién pude hacerlo hace unos años y ahora no sé por cuánto tiempo podré seguir. Brasil es uno de los países que más mata a mujeres trans. Hoy estamos en una situación que es casi una dictadura. Estamos viviendo una pesadilla, pero estar acá fue el aire que necesitaba para seguir respirando”.

Por su parte, la cineasta franco-armenia Valérie Massadian invitó a todas las realizadoras a utilizar la sensibilidad para hacer un cine consciente, y habló de la construcción colectiva como arma para enfrentar el machismo en la industria y en otros ámbitos: “Cuando quise hacer mi primera película me acosaron, después me trataron de explicar cómo se hacía, y entendí que la única manera era aliándome con otras mujeres, creando un sistema dentro del sistema”.

Experiencia enriquecedora

Luego de las exposiciones se abrió un espacio de debate en el que también intervino la actriz Maite Lanata: “Como mujer, es una experiencia muy enriquecedora interpretar a un chico trans. Es una oportunidad que tiene que ver con lo que fue pidiendo el público -por su papel en ‘Cien días para enamorarse’-, y pienso que a veces esas oportunidades hay que aprovecharlas porque sirven para dar mensajes”.

El segundo día del Foro de Cine y Perspectiva de Género contó con la presencia, entre otras, de Lucrecia Martel, Florencia Etcheves, Julieta Bilik, Marina Glezer y Silvana Di Francesco, y buscará concentrarse en los tipos de desigualdades que se generan en el quehacer audiovisual desde los roles detrás de cámara. Se realizó este lunes 12 a las 10:30 horas en la sala Tronador Concert.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.