Ordernar y planificar nuestras comidas diarias siempre es esencial y conveniente, y nos permite llevar una alimentación equilibrada al evitar desarreglos y comidas muy excesivas. Así también lo es cuando queremos iniciar una actividad física y necesitamos llegar al momento de entrenamiento lo mejor preparados, en términos energéticos como nutricionales.

En general, una combinación de proteínas (por ejemplo lácteos, carne, pescado, huevos y complementación proteica en vegetarianos) con hidratos de carbono (almidones y fibra, principalmente) siempre es una buena opción. A veces, depende del tipo de entrenamiento, con solo una fruta como la banana ya estamos reponiendo 24 gramos de hidratos de carbono y no es necesario agregar ningún alimento más. Veamos algunas ideas de comidas útiles tanto para el pre como el pos entrenamiento.

Tostado con queso fresco light + jamón cocido natural o lomito de cerdo.

Un yogur con cereales y una fruta.

Una tostada de pan integral con queso untable.

Tortilla de avena.

Un licuado de banana.

Almuerzo o cena con proteinas completas, verduras e hidratos de carbono.

Pastas con brócoli y atún.

Cazuela de lentejas, arroz yamaní, zucchini y morrón.

Filet de pescado con espinaca, cebolla y queso untable light.

Papas al natural.

Omelette de jamón cocido natural con ensalada de remolacha, arroz y cherry.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.