Iván Duque cumplió 42 años el pasado 1º de agosto. Y el 7 del mismo mes se posesionó como el presidente número 117 en la historia de Colombia. Es la cúspide de un ascenso vertiginoso jalonado por su buena estrella, sus relaciones políticas y “buenas compañías”. Antes de cumplir 25 años de edad dejó el cargo de asistente de Juan Manuel Santos, su antecesor en la presidencia, y le aceptó el nombramiento de asesor en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington del 2001 a 2013.

Asímismo, se considera un hombre que devora todo lo relacionado con marketing político, estrategias electorales y discursos de los presidentes.

Uribe, su padrino político

Esa preparación intelectual fue un valor añadido para el aprecio que le tenía Álvaro Uribe Vélez. Este lo “fichó” muy precoz, se les vio juntos durante el mandato del expresidente y fue él mismo el impulsor de la campaña electoral que llevó a la victoria a Duque. En 2011 trabajaron hombro a hombro cuando el exmandatario viajó a New York para ser parte de un panel de investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que buscaba establecer lo sucedido en una acción que involucró a comandos israelíes contra la llamada Flotilla de la Libertad, cuyo saldo fueron varios muertos y que provocó una crisis diplomática con Turquía.

A Uribe le encantó el juicio del joven, a quien conocía desde pequeño: pues era amigo personal de su padre, el exgobernador de Antioquia y exministro de Estado, Iván Duque Escobar. A finales de 2013 le ofreció un puesto en la lista del Centro Democrático (CD) que debutaría en las elecciones de marzo del año siguiente.

Para Duque, hasta ese instante un desconocido en el país, resultaba difícil salir electo en solitario. Uribe, sin embargo, hizo una lista cerrada y lo ubicó en una posición de privilegio, por lo que en la práctica retornaba en condición de senador.

Por designios del destino, de nuevo a Duque la fortuna le llegaba cuando al rifar los puestos de la bancada del Centro Democrático se ganó el pupitre al lado de Uribe. Cualquier cámara que enfocara al líder natural de esta colectividad, inevitablemente captaba el rostro del aprendiz.

Su carrera política

Es abogado de la Universidad Sergio Arboleda y su fuerte es la economía, aunque no posee ningún otro título. Tiene discurso de técnico y profesa un pensamiento moderno que hace énfasis en el apoyo a la empresa privada y a la competitividad. En el 2017 publicó un libro sobre la Economía Naranja, en el que dejó clara su convicción en las actividades que provienen del intelecto.

Con más de 10 millones de votos, Duque se convirtió en el presidente más joven de la historia del país. Un solo periodo en el Capitolio le bastó para llegar a la Casa de Nariño. De la mano de Álvaro Uribe, pasó de ser el senador revelación al sucesor de Juan Manuel Santos y contendiente de Gustavo Petro, candidato de la Izquierda y preferido de las encuestas y la voz popular en Colombia.

Casualidad o no, el poder acompaña a quienes vinieron al mundo en agosto. En este mes nacieron Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Juan Manuel Santos e Iván Duque, todos expresidentes de derecha y de signo Leo. Los cobija a todos una especie de suerte zodiacal… o siempre andan bien acompañados.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.