Llegamos a esa época del año en la estamos cansados todo el tiempo y no vemos la hora de que lleguen las tan soñadas vacaciones. La jornada laboral se hace cada día más intensa y pareciera que ya superamos el máximo de nuestra capacidad física y mental. Para sobrellevar estos tiempos de la mejor manera, es muy recomedable incorporar actividades que reactiven nuestra energía y nos hagan sentir completamente renovados. Es imprescindible lograr un buen balance entre trabajo y vida personal.

Estos son mis consejos para lograr esos “breaks” mentales:

Realizá una actividad física en forma diaria

Es vital no solo para nuestro organismo sino también para nuestra mente. 30 minutos diarios es suficiente para despejar nuestra cabeza y retomar nuestra rutina un poco más relajados.

Hacete una escapada

Cortar la semana y tomarse aunque sea 2 días para desconectarse del trabajo es una muy buena idea para recargar baterías y renovar el aire a nuestro alrededor.

Dedicar ese tiempo a disfrutar de lo que más nos gusta (cocinar una cena gourmet, leer, caminar, tomar sol, bailar o meditar) seguramente tendrá un efecto muy positivo.

Regalate una hora al día

En muchas oportunidades nos cuesta demasiado abandonar la computadora, sin embargo, es un bien necesario.

Ponete firme y destiná un tiempo para estar con tus amigos, colegas o simplemente practicar ese deporte que siempre quisiste. Alejarse del trabajo para destinar un momento a las actividades que te ponen en movimiento estimula la creatividad y aumenta el rendimiento mental.

Disfrutá la comida

A pesar de que muchas veces no hay tiempo para almorzar como se debe, es necesario tomarse aunque sea 20 minutos para comer y conversar con un colega: compartir anécdotas y reírte de lo que ocurrió durante la mañana es muy positivo a esta hora del día. Apartá un horario en tu agenda y tomate el tiempo para este pequeño break. Es esencial evitar todas las distracciones externas tales como el celular, la compu y la tele.

De esta forma estamos conscientes de la cantidad de comida que consumimos y de las señales de hambre y saciedad que nos envía nuestro cuerpo.

Tomá aire fresco

Nada bueno puede ocurrir si pasamos horas y horas sentados frente a la computadora en nuestro escritorio. Para mantenernos enfocados y productivos es imprescindible levantarse y salir a dar un paseo. Puede ser una caminata breve por la calle o tomarse unos minutos en una plaza o espacio al aire libre.

Con el tiempo te vas a dar cuenta que estos momentos son clave para estar de buen humor, relativizar los problemas del trabajo y verlos con una mejor perspectiva.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.