Dos de las instituciones judías más importantes de nuestro país se cruzaron por la causa en la que se investiga a la expresidente Cristina Fernández de Kirchner por el memorándum de entendimiento con Irán en el marco de la investigación del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

Precisamente, esta entidad envió una carta a la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) que desista de «impulsar la causa judicial» contra la actual senadora Kirchner por el mencionado memorándum. La AMIA envió la misiva al titular de la DAIA, Jorge Knoblovits, y sostiene «que mantener esa querella es perjudicial para la comunidad en general y afecta en particular a la AMIA en su gestión específica. Cabe recordar que fue la oposición firme de la AMIA la que logró que el pacto de nuestro país con el enemigo de Israel nunca entrara en vigencia». Es la primera vez desde que ocurrió el suceso que las entidades no concuerdan en una estrategia conjunta para la investigación.

El presidente de la AMIA, Agustín Zbar, en declaraciones radiales indicó que «esta querella está fuertemente instalada en lo que se conoce como ‘la grieta’ de un sector contra el otro, y en nuestra institución –que tiene más de 36 mil socios– tenemos gente de todas las filiaciones políticas, que vota de manera muy diferente. No nos parece que las instituciones de la comunidad tengan que definirse a favor o en contra de esto».

En ese sentido, el dirigente consideró que la causa contra la exmandataria podría tener influencia en las elecciones de octubre. «Este es un año electoral y se ha dicho que va a haber un juicio oral contra la expresidenta por la firma del memorándum. Ese juicio ciertamente va a tener incidencia en el proceso electoral. Nos parece que es negativo que las instituciones de la comunidad judía estén involucradas de ese modo en un proceso político que no representa la actividad que nosotros tenemos por esencia, que es actividad mutualista», explicó Zbar.

Por otra parte, Zbar manifestó que el memorándum es inconstitucional e ilegal. «Era completamente disparatado firmar cuando hay pedidos de captura internacional de funcionarios iraníes, protegidos por el mismo régimen. Con ellos no podemos pactar la manera de investigar el atentado. Eso era completamente incorrecto, ilegal e inconstitucional», remarcó el dirigente de la AMIA, quien calificó de una decisión «muy mala» de política exterior argentina que «puso a la Argentina como aliado de un país enemigo de Occidente, de la democracia y enemigo de Israel y del pueblo judío». Vale recordar que este fue un tratado internacional firmado por el gobierno de Cristina Kirchner y ratificado por el Congreso, que todavía no fue derogado. «Aunque no tenga efecto, si alguien lo busca en los análisis legislativos lo va a encontrar como si estuviera vigente, porque la declaración de inconstitucionalidad no anula la ley, no la borra del sistema jurídico», enfatizó Zbar.

Sobre el pedido a la DAIA, Zbar precisó que «es una decisión de la Comisión Directiva de la AMIA que refleja una posición de varios años. Desde que la DAIA ingresó a esta querella, la AMIA estuvo en contra. No consideramos que fue en perjuicio de la comunidad judía, sino de la Argentina. Por eso la AMIA nunca participó de ese litigio».

«No tenemos intención de desistir»

Desde la DAIA se señaló que la solicitud de sus pares es una «desmesura». Jorge Knoblovits, titular de la DAIA, dijo que «es un despropósito y una desmesura». «Recibí la carta hace 4 días, desde la DAIA lamentamos que la AMIA la haya hecho pública innecesariamente porque es una situación que se dirime puertas adentro de nuestra sociedad», indicó Knoblovits, y manifestó que «habría que preguntarle a Agustín Zbar cuáles son las razones de meterse en una causa en la que no son parte y por qué ellos tienen más potestad de opinión que las otras 127 afiliadas. Hubiesen esperado a la asamblea de mayo para plantear la cuestión. Ahí es donde se abre a todos los afiliados los temas de preocupación, no sé por qué lo hacen en los medios nacionales. Cualquier debate por fuera de la comunidad judía es un despropósito y una desmesura». «Nos molesta que lo haga a través de un hecho público. La carta es una carta más y que iba a tener el tratamiento que corresponde, lo que es noticia es que lo haga por los medios», añadió.

Finalmente, la entidad comunicó que, respecto a la carta de la AMIA, «la entidad hace saber que no tiene la intención de desistir de la mencionada querella, pero que someterá el caso a consideración de todas sus instituciones adheridas y filiales del país».

Licencia para uno

Tras la polémica desatada entre ambas entidades, Agustín Zbar resolvió tomar una licencia por tiempo indeterminado del cargo y pidió disculpas por lo hecho. A través de otra carta, Zbar pidió «disculpas sinceras» por sus declaraciones y calificó de «nefasto» el acuerdo que firmaron el gobierno de Cristina Kirchner y la república islámica de Irán. «Durante más de 20 años he sostenido que los responsables del atentado son Hizbulá y altos funcionarios del gobierno iraní. No he cambiado de posición. Es lo que sostuve siempre», indicó.

«Muy lejos de mis intenciones estuvo lavar la responsabilidad de los asesinos y de todos sus cómplices. Solo perseguía enfatizar que en el futuro fuera el propio Estado (argentino) quien persiga las condenas», señaló el dirigente, e indicó que «entendí erróneamente que era mejor para preservar a la comunidad de una contienda política de orden nacional, que esa causa en etapa de juicio oral prosiguiera sin la participación de la comunidad como querellante. Por eso impulsamos ese pedido a la DAIA».

Finalmente, señaló que lamenta «inmensamente» que esa decisión «haya traído más dolor enojo y divisiones» y remarcó que asume «absolutamente la responsabilidad del error cometido».

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.