Argentina no pudo ante Islandia en una deslucida actuación, y empató 1 a 1 en el primer partido de su participación en la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA Rusia 2018.

Comienzo intenso

Desde los primeros instantes de Argentina en este certamen, se observó un planteo para tener la pelota pero sin contar con las herramientas necesarias para doblegar a una defensa que ubicó a los 10 jugadores de campo en su propio terreno. La estrategia de Islandia fue clara: replegarse y esperar a robar la pelota para salir rápido de contra y buscar siempre como referencia al punta que picó siempre al vacío. Los de Jorge Sampaoli, aún ante un panorama complicado para llegar al gol, lo encontró a los 19′ cuando Sergio Agüero capturó un remate fallido de Marcos Rojo en el área y resolvió de media vuelta para que la pelota se cuele cerca del ángulo derecho de Hannes Halldórsson. Por fin la Selección Nacional consiguió lo que le costaba tanto, no obstante, el festejo duró tan solo cuatro minutos. El encargado de aguarlo fue Alfred Finnbogason, quien se encontró con un despeje de Wilfredo Caballero en el borde del área chica y capitalizó la ocasión para poner el empate. Los corazones de los argentinos no dejaron de latir por el gol propio, que recibieron un baldazo de agua fría, con la inmediata reacción de Islandia. Así se fue el primer tiempo, en el que los europeos pudieron hacer lo que se propusieron y en el que Argentina no pudo esclarecer el ataque, con poca visión y propuestas de juego.

No se pudo contra la muralla

En el segundo tiempo la disposición de Islandia fue aún más defensiva, resignada al contragolpe y, ahora sí, retrasando a sus atacantes a su propio campo para defender, decididamente, con 10 hombres. A los 54′ Jorge Sampaoli decidió modificar el medio campo, reemplazó a Lucas Biglia por Ever Banega y, de esta manera, ganar en distribución y generación de juego. Pero poco fue lo que pudo hacer el ex Boca Juniors ante la disposición rival, que seguía decidido a bloquear el paso. Todo pareció resolverse cuando Maximiliano Meza penetró el área rival y, al sentir el contacto por detrás de su marcador, se dejó caer para que el árbitro Szymon Marciniak cobre penal. Y quién más sino Lionel Messi para hacerse cargo de la ocasión. Y fue él mismo quien desde los doce pasos ejecutó un remate demasiado anunciado, que el arquero Halldórsson tapó sobre su derecha.

A partir de ese momento, todo se le hizo cuesta arriba a la Argentina, que siguió intentando en pies de su mejor jugador y apostó a abrir la cancha con el ingreso de Cristian Pavón por Ángel Di María. Se le pudo dar a la selección luego de un remate en la zona cercana a la medialuna a manos del delantero del Barcelona, pero la pelota se fue a pocos centímetros de la valla islandesa. Todos los caminos ofensivos conducían a depender de este jugador, que si bien pudo sortear la doble y a veces triple marca que le propuso Islandia, finalmente sus jugadas se diluyeron con la intervención de algún jugador rival.

Además, existieron dos jugadas en las que el juez pudo haber cobrado penal favorable a Argentina: primero con una mano luego de un centro de Eduardo Salvio y posteriormente con una falta cometida a Pavón. Lo cierto es que la Selección Nacional no encontró los caminos para doblegar a un duro rival, que desde primer momento mantuvo su principal cometido: defenderse, y que hasta por momentos ofrecía una imagen poco frecuente: los once jugadores dentro del área propia.

Formaciones e incidencias

Argentina: Wilifredo Caballero; Eduardo Salvio, Marcos Rojo, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Maximiliano Meza, Javier Mascherano, Lucas Biglia, Ángel Di María; Lionel Messi, Sergio Agüero. Entrenador: Jorge Sampaoli.

Islandia: Hannes Halldórsson; Birkir Már Saevarsson, Kári Arnason, Ragnar Sigurdsson, Hordur Magnússon; Aron Gunnarsson, Gylfi Sigurdsson, Johann Gudmundsson, Birkir Bjarnason; Jon Dadi Bödvarsson y Alfred Finnbogason. Director técnico: Heimir Hallgrímsson.

Goles: 19′ Sergio Agüero (Argentina), 23′ Alfred Finnbogason (Islandia). Árbitro: Szymon Marciniak (Polonia).

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.