El tenista Federico Delbonis (47° en el ranking) logró este fin de semana el ATP 250 de Marrakech, Marruecos, y con este título cortó una sequía de logros para el deporte argentino a nivel internacional, luego de casi dos años sin ver a ningún compatriota en lo más alto de un certamen. Además, Delbonis alcanzó su segundo trofeo luego del conseguido en Sao Paulo en 2014.

Con el 6-2 y 6-4 en polvo de ladrillo del nacido hace 25 años en Azul frente al croata Borna Coric en un juego que se extendió por una hora y 29 minutos, el tenis nacional vuelve a dejar huella en una competencia, que tuvo a Leonardo Mayer como campeón en el ATP 500 de Hamburg, Alemania, el 20 de julio de 2014.

Así, Federico Delbonis no solo finaliza con 640 días sin logros sino que, además, evita que se repita lo del 2015, un año en el que Argentina no celebró título alguno en el circuito ATP (anteriormente había sucedido en 1984 y 1997).

En cuanto a la carrera del argentino para alzarse con la Copa Hassan II, dejó en el camino a Thiemo De Bakker, Pablo Carreño Busta, Albert Montañés y en la final despachó este domingo al joven Coric, de solo 19 años.

Los argentinos ganadores

De esta manera, el tenis argentino alcanza su 212° palmarés, que se conforma con los siguientes campeones: 1° Guillermo Vilas 62 títulos; 2° José Luis Clerc con 25; 3° Juan Martín Del Potro 18; 4° Martín Jaite 12; 5° David Nalbandian 11; 6° Guillermo Pérez Roldán y Guillermo Coria 9; 8° Gastón Gaudio y Juan Mónaco 8; 10° Guillermo Cañas 7; 11° Juan Ignacio Chela 6 títulos; 12° Horacio De la Peña 4; 13° José Acasuso, Mariano Puerta, Franco Davín, Javier Frana, Alberto Mancini, Mariano Zabaleta y Franco Squillari 3; 20° Carlos Berlocq, Agustín Calleri y Delbonis 2; 23° Horacio Zeballos, Christian Miniussi, Gabriel Markus, Hernán Gummy, Roberto Argüello y Mayer con un logro internacional.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.