La moda dietética surge en la década del sesenta, con la incorporación en el mercado de los edulcorantes. A partir de ese momento, fue avanzando hasta hacerse masiva con distintas denominaciones.

DietaHoy, el mundo, nuestra sociedad, el contexto, el ámbito en el que nos movemos o como quieran llamarlo, nos exige más y más en todos los aspectos de nuestra vida. Aparentemente, a los 26 ya deberíamos ser personas exitosas… tener un título de grado, una posición de mando medio en una empresa, un máster en curso y, por supuesto, una vida social plena serían algunos de los requisitos. Pero además de todo esto, tenemos que ser simpáticos, sexys y bellos. Una dirección equivocada, que muchas mujeres y algunos hombres siguen al perseguir este último objetivo, es la de tomar como guía dietas de moda publicadas en revistas para bajar de peso. El deseo de tener ese “cuerpo perfecto”, sumado a la falta de tiempo para consultar a un profesional en el tema y la necesidad imperiosa de obtener resultados en forma rápida, suele llevar a muchas personas a optar por este tipo de regímenes que proponen soluciones milagrosas y ponen en riesgo nuestra salud.

Primero debemos comprender que, como personas, somos diferentes y que una dieta que se enfoque a todos por igual, nunca puede ser seria o efectiva. Este tipo de dietas no cumplen con la “Ley de Adecuación”, ya que no se adaptan a las características individuales. Por otro lado, el término “dieta” no es el más adecuado: se debe hablar de “plan de alimentación orientado a la reducción de peso” o “dieta hipocalórica”, en todo caso.

dieta-Un plan de alimentación se arma definiendo objetivos a corto y a largo plazo, es decir, cuáles son los tiempos en los cuales el paciente quiere alcanzar los resultados y luego evaluar si esto es probable o no. Es muy importante que los objetivos sean alcanzables, si no resultará en una frustración para la persona. Se hace una valoración nutricional de distintos factores como edad, momento biológico, peso actual y talla, distribución de la grasa, enfermedades asociadas, y se indaga sobre la evolución del peso, tratamientos anteriores, ingesta alimentaria habitual, intolerancias digestivas, conductas alimentarias y el gasto calórico, determinado por el ritmo de vida, trabajo y actividad física. Se trabaja con el peso actual, el peso ideal, el peso al cual el paciente le gustaría llegar y con el cual se sentiría cómodo y, por supuesto, el “peso posible”, que es el peso factible de alcanzar y mantener luego del tratamiento. Con esto, lo que quiero decir es que el enfoque es holístico y que con “la dieta de la luna” no llegamos ni a la esquina.

dietaDebido al boom de este tipo de dietas para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad, la Sociedad Argentina de Nutrición se vio obligada a elaborar una advertencia sobre las mismas al reafirmar que la alimentación influye y repercute en el organismo, en el psiquismo de los seres humanos y, por lo tanto, la realización de estas dietas no solo no es inofensiva sino que puede llegar a ser perjudicial para la salud de los individuos.

“Es de público conocimiento que frente a la epidemia mundial de obesidad, llamada Epidemia del Siglo XXI se publican o indican dietas sin una evaluación global y profunda del paciente. Alterar las cantidades totales de los alimentos que se ingieren o el tipo de los mismos repercute en la salud. Dichas modificaciones producen consecuencias que deben ser evaluadas por profesionales idóneos.

dieta (1)En ciertos períodos de la vida, como la infancia y la adolescencia, la alimentación debe ser cuidada en mayor medida, protegiendo a nuestros jóvenes de la posibilidad de desarrollar un trastorno alimentario. Es importante tener conciencia de que muchos tipos de dietas favorecen su desarrollo. Otros períodos vitales a cuidar especialmente son el embarazo y la lactancia, como así también la tercera edad.

El sobrepeso y la obesidad si no se tratan, o se tratan inadecuadamente, pueden traer consecuencias severas. Su tratamiento debe ser encarado y manejado por especialistas, respetando el momento biológico y las características individuales.”

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.