Al mejor estilo «The Big Short», Adam McKay estrena «Vice», una biopic entre cómica y escandalosa, que narra la historia de Dick Cheney, uno de los personajes más oscuros de Estados Unidos.

¿Quién es Dick Cheney?

Considerado como el vicepresidente más poderoso de la historia de Estados Unidos, cumplía la función de ser la figura pública de su presidente George W. Bush y liderar asuntos de trascendencia fundamental, implicado en la industria militar y la política exterior. Estuvo inmerso de primera mano en la creación de la Guerra de Irak y la película viene a hacer un completo recorrido hasta llegar a este punto, auge en su carrera.

Desde sus inicios más llanos, Adam McKay intenta recrear la vida de un hombre que es tan trascendental como reservado, por lo que entra en juego no solo la investigación y el análisis de los hechos históricos sino también una parte de imaginaria sobre la cual despliega todas las licencias humorísticas que le plazcan.

«Vice» tiene un montaje vertiginoso que va y viene entre distintos momentos temporales y una loa a los inserts de todo tipo, a un ritmo que no deja tiempo ni de pestañear para no perderse nada.

Sobre las interpretaciones de Amy Adams, Steve Carell y Sam Rockwell siempre están impecables y el incomparable Christian Bale es un espectáculo aparte. Una vez más usa su plasticidad física para transformarse en un personaje y su capacidad de adoptar la esencia oscura de Dick Cheney, que puede transmitir miedo en su actitud fría y calculadora.

El talento de Adam Mckay también tiene como particularidad la cintura de usar la parodia en temas tan sensibles y que no se confunda la comedia como una banalizacion de la gravedad del asunto mismo. Airoso, el director hizo una película espectacular, jugada, disfrutable y terrible.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.