La supremacía parece ser absoluta y el campeonato alemán ya no es competitivo. Bayern Munich se consagró campeón a falta de 7 fechas, un récord nunca antes visto en el campeonato de Alemania. El Munich goleó 3-1 al Hertha de Berlín y Pep Guardiola logró su tercer título con el club bávaro (Supercopa de Alemania, esta Bundesliga y la Copa Mundial de Clubes), a pesar que no festejó en Marruecos porque consideró que el título de campeón del mundo era de Jupp Heynckes, el entrenador que llevó al equipo a ganar la Orejona. Habría que poner algún límite desde el punto de vista económico y llegar a un acuerdo para que los mejores futbolistas no estén todos juntos en un equipo y así mantener un nivel parejo entre varios clubes.

¿Por qué no aplicar un tope salarial?

La NBA establece junto al sindicato de jugadores de básquet de los Estados Unidos que ningún plantel de jugadores puede ganar más de 55 millones de dólares, aunque la cifra puede variar con el paso del tiempo y, de esta manera, evitar que un equipo monopolice a los mejores basquetbolistas. En el fútbol parece estar muy lejos una decisión en conjunto como esta y la competencia pasa de ser deportiva a económica. Basta con ver las marcas que se acercaron al deporte más popular del mundo. Una línea aérea de Qatar es el principal anunciante del Barcelona y otra de Emiratos Árabes lo hace con Real Madrid. Esa misma construyó un estadio al Arsenal de Inglaterra y otros dueños árabes compraron el Paris Saint-Germain de Francia. A esto se suma que el empresario ruso Roman Abramovich compró al Chelsea de Londres y la lista de casos podría seguir, pero queda claro que la competencia es de mucho dinero y nadie acordaría un límite en el pago a sus jugadores.

Alemania no se queda atrás, es el país más poderoso de Europa y quiere un equipo en el más alto nivel global, precisamente antes del Mundial en Brasil 2014 y con la selección alemana candidata a levantar la Copa del Mundo. El Bayern tiene a siete jugadores en su equipo nacional: el arquero Manuel Neuer, los defensores Jerome Boateng y Philipp Lahm (capitán de la selección de Joachim Löw), los mediocampistas Toni Kroos, Mario Götze, Bastian Schweinsteiger y el delantero Thomas Müller.

El último equipo que podía hacerle frente al Bayern Munich era el Borussia Dortmund, dirigido por una de las revelaciones del último tiempo entre los entrenadores europeos como lo es Jürgen Klopp y con un innovador sistema de entrenamiento: el “footbonaut”, una sala donde los jugadores practican la efectividad de sus pases. Primero se paran en un circulo (no pueden salir de él), reciben una pelota desde cualquier lugar y tienen que controlarla y embocarla con un pase en un sector de la pared que se iluminará. Desde ya, los futbolistas son buenos de por sí, pero esto ayuda a que mejoren su técnica. Cuando el Dortmund tuvo jugadores competitivos, el Bayern puso el ojo en ellos y se los llevó. Fue el caso de Mario Götze y, desde hace pocos meses, Robert Lewandowski. Ni bien se conoció la noticia, el goleador polaco encontró su auto sin ruedas en la puerta de su casa, algo que sirvió para demostrar el descontento de los hinchas del Borussia, que evidentemente se sintieron traicionados.

La contratación de Guardiola no es casualidad, dado que querían al mejor entrenador del mundo, aquel que llevó al Barcelona a ganar dos UEFA Champions League, el trofeo que no pudo ganar el Bayern como local en 2012 ante el Chelsea, en una de las mayores decepciones de la historia del club. Las ideas de Pep fueron similares a las aplicadas en el equipo de Catalunya, con mucha posesión de pelota y efectividad en el arco contrario. Según la empresa de estadísticas de fútbol Opta, el Munich dio 1.004 pases correctos de 1.078 que hizo en todo el partido que lo consagró campeón de la Bundesliga, título que obtuvo de manera invicta y con 79 goles a favor y solo 13 en contra, algo que da una diferencia de +66. Otro de los proyectos de la dirigencia del Bayern habría sido llevar el modelo de La Masía a sus inferiores, la cantera del Barça de donde salió Pep como jugador y otros astros como Lionel Messi.

La competencia del Bayern Munich ya no está en Alemania, ahora está ante los mejores de Europa y, mientras tanto, los otros 17 equipos de la Bundesliga solo podrán competir por el segundo puesto.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.