El Globo Infernal es un proyecto que nació en Buenos Aires hace 10 años. Su fundador, Roberto (Beto) Aguilar (vocalista, compositor y guitarrista), mantuvo durante todo este tiempo la idea de continuar trabajando en la música bajo este nombre. La banda vio pasar varios músicos y diferentes repertorios en diversos escenarios hasta su primer material: “Funky mi dolor”. Así es como durante el año 2013 trabajaron en la grabación del más reciente trabajo discográfico, cuando Beto decidió redireccionar el estilo musical de la banda y renovar prácticamente todo, pero sin dejar de lado las influencias y estilos que siempre habían distinguido y dado identidad a El Globo Infernal.

Con el objetivo bien definido, Beto comenzó a hacer reales muchas de las canciones que tenía en mente hace mucho tiempo, hizo selecciones y descartes, escribió nuevos temas y seleccionó los sonidos que darían vida a este nuevo y desafiante material.

En esta nueva etapa de la banda llegaría Marcos Álvarez (guitarrista, pianista y corista) para trabajar junto a Beto en lo que sería un intenso y arduo camino hasta lograr que cada una de las creaciones sean lo que se había pensado para este disco. La llegada de Marcos produjo la aparición de muchas cosas nuevas y una idea clara con dos puntos de vista diferentes, que se combinaron y le dieron forma a esta última placa. De esta manera, Marcos se ocupó de decorar muchas de las canciones, tanto en los arreglos instrumentales como en los vocales, puesto que sus años de formación musical le brindan una visión muy amplia.

Una vez finalizada la grabación en la que participaron sesionistas, el último en llegar sería Claudio Zanotti (guitarrista y coros) quien, si bien siempre había estado junto a Beto y a El Globo Infernal como un gran amigo, ahora se sumaba como integrante. Claudio se incorporó para cubrir la ejecución de las diferentes bases (tanto acústicas como eléctricas) que se grabaron en este material, ya que uno de los objetivos era lograr que la banda en vivo sonara con 100% de fidelidad respecto al disco. De esta forma, con la llegada de Claudio comenzaron los ensayos en los que ya aparecían juntas todas las bases y arreglos que habían sido grabados. Ahora sí, solo faltaba hacer real el disco físico y planificar todo para la primera aparición en vivo.

El Globo Infernal recuerda a sus muchos amigos, familiares y compañeros de trabajo en el momento de dar sus primeros pasos, algo tan fundamental para seguir una carrera musical como las influencias, de las que destacan el rock nacional e internacional y una extensa lista de artistas.

El disco se titula “Digo lo que siento”, y tal como se evidencia en el mismo, se vislumbra una posición de sinceridad y transparencia. Por eso, a la hora de transmitir sensaciones, la banda declara: “Queremos compartir lo que, con mucho esfuerzo, se trabajó en un disco. Van a encontrar 12 canciones positivas y frases inspiradoras como ‘la canción ya no me pertenece, desde que salió de mis labios’ o ‘llantos, gritos y después… perdón’. Son situaciones cotidianas que, si nos detuviéramos un segundo a observarlas, vemos que son parte de nuestro globo”.

Además, la agrupación confía en el valor agregado del nuevo disco porque “contiene historias y muchos sentimientos personales”.

Finalmente, antes de compartir sus próximo proyectos y los sueños por alcanzar, Beto recuerda que conoció a Marcos en un comedor rodeado de sus partituras y a Claudio en un viaje a Villa Gesell. Sobre lo que depara el futuro de El Globo Infernal, la banda cree “que vamos por un camino diferente al que veníamos y los resultados nos están demostrando el interés popular, esto nos impulsa”.

Antes de cerrar la nota, te cuento que acaban de filmar un videoclip y el tema elegido para darle formato audiovisual es “Noche sin leyes”, filmado en un colectivo en el que participaron más de 40 personas, y que vas a poder ver por primera vez en pantalla gigante en el Teatro de la Cova, Martínez, este sábado 20 de diciembre.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.