Nada como comenzar una nueva semana y renovar energías, además de repasar todo lo que dejó la clase política argentina en los últimos días. Por eso, sin demoras compartimos el resumen habitual de Tipos Raros.

Noticias de la Gorra

Así como si nada, Mauricio Macri sorprendió a todos con una conferencia prensa en la que dio un montón de explicaciones pero, ajusticiando su estilo, no dijo ni se le entendió nada. Entre sus conceptos más memorables están que “nos está yendo bien”… evidentemente hablaba de sus amigos, “el año que viene la inflación bajará 10 puntos”… ahora sí le creemos, no como cuando dijo lo del segundo semestre, que era una boludez bajarla, que a esta altura tendríamos un dígito. Le preguntaron por los aportes truchos a la campaña y le tiró el fardo a María Eugenia Vidal al igual que cuando le preguntaron por los impuestos y su mejor respuesta fue decir que ese es un tema que tiene que hablar el ministro Nicolás Dujovne. Pero claro, él como presidente no está al tanto de estas cosas.

También se notó que tenía un problemita de dislexia con la palabra crisis, ya que le fue imposible nombrarla y lo único que le salía era decir “tormenta”. Creemos que con unas calzas bien clavadas le pelea el laburo a Sol Pérez.

Justamente, hablando de la gobernadora Vidal y el escándalo de aportes truchos para la campaña de Graciela Ocaña, Maru salió con su mejor cara de constipación y dijo que echó a la mierda a la contadora y mandó hacer una auditoría. Es decir que ella misma va a auditar la guita en negro que lavó su partido. Todo muy normal, según Laura Alonso. Entre los aportantes figura el intendente PRO de Mardel, que dijo que él nunca puso un mango… mirá qué pijotero, viejo, ni ellos bancan la parada. Igualmente, la mejor respuesta a esta acusación la dio Jorge Macri, quien dijo que la gente aportó pero no se acuerda de haberlo hecho. Ni Aníbal Fernández se animó a tanto.

Los que parece que están empecinados en llevarle la contra a Mauricio y Marcos Peña son los golpistas del INDEC, que salieron a decir que en junio la inflación fue del 3,7%. Menos mal que estamos yendo bien, si no seriamos Venezuela, ¿no?

En medio de los rajes en Télam, Hernán Lombardi manifestó públicamente que somos “campeones mundiales en libertad de expresión” y al que no le gusta que cierre el orto porque lo raja.

Otra mala noticia es que la Justicia inhabilitó al exembajador de Panamá, Miguel Del Sel, para ejercer cargos públicos porque parece que, siguiendo la doctrina Vidal, no pudo justificar los balances de cómo le llegó la guita en la campaña de 2012. O sea que vamos a tener que seguir fumándolo como actor humorístico, ¡qué desgracia!

Finalmente, la Iglesia Católica amenazó con excomulgar a los que estén a favor del aborto. Ahora deberían pensar qué hacer ante la respuesta “me chupa un huevo”. Vienen atrasados hasta en los castigos.