En el transitar de la historia, vimos diversos planes de invasiones, desestabilizaciones a nivel mundial, gobiernos caídos, crisis inventadas y así podríamos seguir con la enumeración de sucesos. Los últimos acontecimientos conocidos en Medio Oriente han sido las famosas “primaveras árabes”, como las llamaban los medios internacionales: la caída de Irak con el pretexto de armas químicas que nunca existieron, Afganistán con la excusa de que Osama Bin Laden se ocultaba allí con sus precarios escondites y un ejército de terroristas entrenados de manera bizarra. Todo esto vimos e hicieron creer al mundo a través de los medios que estos países son nidos para el terror en el mundo.

En este capítulo, todavía inconcluso, se pueden diferenciar dos etapas: la primera y fallida fue el intento de Barack Obama, expresidente de los Estados Unidos, de intervenir en Siria de manera terrestre. La otra parte fue la que hemos visto el sábado pasado cuando Donald Trump, junto a alguno de sus aliados, decidió atacar “objetivos con armas químicas” en Siria. En su momento, la comunidad internacional evitó un avance sobre lo que sucedía en Siria pero, esta vez, parece que no habrá límites para Estados Unidos. Donald Trump y Theresa May, la mandataria británica, están decididos a avanzar sobre Bashar Al Assad.

¿Consejo de Seguridad?

El último fin de semana, las Naciones Unidas y su Consejo de Seguridad se vieron sobrepasados por las acciones de Estados Unidos y sus aliados, ya que luego de la votación que favorecía una intervención sobre Siria, Rusia vetó la decisión pero horas más tarde el presidente norteamericano decidió dar avance a la ofensiva con misiles sobre territorio sirio, mufándose de la decisión de Vladimir Putin. Ante estos sucesos nos nos preguntamos: ¿para qué existe dicho Consejo de Seguridad?

Luego de los mensajes antes mencionados comenzó la lluvia de misiles sobre Siria y los objetivos apuntados eran laboratorios y reservas militares sirias donde, supuestamente y hasta el momento no confirmado, se encuentran las armas químicas. Todo esto por sobre la voz de la ONU, se desarrolló con normalidad y se enciende una alarma por lo que pueda llegar a ocurrir en un futuro con decisiones como estas. Se habla mucho del accionar norteamericano y diferentes especialistas están de acuerdo en que estas ofensivas se dan semanas más tarde de que el grupo terrorista Daesh perdiera sus territorios en la capital siria. Por eso, Donald y sus amigos han salido a vengar y hacer justicia por mano propia como consecuencia de su propia derrota.

Investigar y ayudar

Atrás quedó el ataque sobre Duma, donde al menos 48 personas perdieron la vida con armas de las que su clasificación aún no se han confirmado pero según estimaciones sería gas tóxico. El gobierno de Siria se ofreció investigar y ayudar a los organismos internacionales para aclarar estos sucesos. Al día de hoy, no hay pruebas suficientes de que los ataques hayan sido por parte de los militares sirios, pero lo que sí es cierto es que los ataques de los aliados occidentales se dieron sin autorización de las Naciones Unidas y su Consejo.

Según estimaciones de organismos como UNICEF, alrededor de 5 mil niños han muerto en esta guerra y más de 15 millones de personas se han movilizado por Siria y en el exterior ya hay más de 3 millones de refugiados sirios. Se trata de datos de alerta y que la comunidad internacional por ahora solo mira como números y no como personas.

Pelea de vecinos

Por su parte, otros aliados a Estados Unidos y menos vistosos dentro de Siria siguen avanzando sobre sus vecinos. Por un lado hablamos de Arabia Saudita, gran aliado estadounidense que hostiga a su pequeño vecino Yemén. Por otro lado, luego de una brutal represalia sobre el pueblo de Gaza, el ejército israelí diluye las revueltas de los palestinos pese a las advertencias de las Naciones Unidas.

Y, como verás, el panorama no es alentador y lo único que separa la intervención sobre Siria es la presencia de Rusia que incomoda a mas de una nación y, es sabido, que es la principal causa por la que no se atreven a entrar por el momento. ¿Será cuestión de tiempo? ¿Donald Trump irá más allá y decidirá avanzar, no sobre Siria, sino sobre sus pares rusos en Medio Oriente? Todo hace parecer que sí, pero en las últimas horas los ataques se “enfriaron” y entran en una recta de letargo para saber quién mueve la próxima ficha… deberán ser cuidadosos de lo que pueda pasar.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.