Humorous Phases of Funny Faces JUn día como hoy, 6 de abril, pero de 1906, nacía “Humorous Phases of Funny Faces” (“Fases Cómicas de Caras Graciosas”) del dibujante inglés (radicado en Estados Unidos) James Stuart Blackton. Nacía el primer cortometraje de dibujos animados de la historia. Para crear esta película el autor utilizó la técnica del Stop-Motion, de 20 fotogramas por segundo.

En 1894, Blackton armó una asociación con Albert E. Smith y Ronald A. Reader para realizar su pasión, el cine. Utilizando el sistema de la linterna mágica (un proyector de luz con grabados en cristales que generan formas) crearon sus primeras animaciones. Una de ellas fue un “bosquejos de relámpago”, “The Enchanted Drawing” (“El Dibujo Encantado” de 1900), donde Blackton aparece en escena creando, en un gran recuadro en blanco, a un hombre con gesto cómico, con una botella de vino y un vaso que se enoja. Como no tuvo éxito, la asociación se quebró.

Sin embargo, hay registros de otras animaciones anteriores. Otros autores se adjudican el derecho de ser los pioneros en este campo de animación que concluye a lo que actualmente conocemos como los dibujos animados de la televisión.

Algunos historiadores adjudican este estilo de cine a la prehistoria, mediante pinturas rupestres. “Se intentaba expresar movimiento, para que se mantengan estáticos”, cita la investigación realizada por Wikipedia. Luego continúa diciendo que “otros descubrimientos posteriores, en Egipto y en Grecia, corroboran esta tendencia a representar diferentes fases del movimiento en su arte”.

Imagen: www.mostolesmuseo.com

Linterna Mágica. Imagen: www.mostolesmuseo.com

En 1640, el inventor alemán Athanasius Kircher creó la ya nombrada linterna mágica, que deviene de las sombras chinas del país oriental.

Recién en 1824, el erudito inglés Peter Mark Roget descubrió, al mirar a través de una persiana veneciana cómo avanzaban las ruedas de una carreta en movimiento que parecía que estaban estáticas, la actual fórmula del cine de animación (y del cine en general), el principio de persistencia de la visión o ilusión óptica. Esto se basa en que un dibujo que se repite en varios cuadros a la vez en diferentes posiciones, cobra vida al verlos en una cierta velocidad. Más tarde se descubrió que esta se realiza con 20 a 24 cuadros por segundo.

Foto: mercatus.usal.es

Praxinoscopio. Foto: mercatus.usal.es

El ojo humano no capta el cuadro a cuadro en este tipo de velocidad y genera una imagen contigua o sensación de movimiento.

En 1888, el francés Émile Raynaud, años antes de la creación del cinematógrafo, creó el praxinoscopio, una suerte de juguete en el que se podía ver una caricatura en movimiento. Luego lo perfeccionó y creó el teatro óptico: a través de una pantalla podía proyectar una película animada acompañada de música y efectos sonoros. “(Reynaud) mantuvo un espectáculo de dibujos animados desde 1892 hasta finales del siglo XIX. De su producción, en la actualidad se conserva ¡Pobre Pierrot!, de 12 minutos de duración”, relata la investigación de la enciclopedia virtual. Por esta razón se le adjudica a este inventor francés el título de Padre del Cine de Animación.

QUIRINO CRISTIANILuego de “Humorous Phases of Funny Faces” de Blackton, fueron surgiendo nuevos investigadores del cortometraje de animación. Hasta que aquí, en Argentina, aunque muchos le adjudiquen a Walt Disney esta titulación, el italo-argentino Quirino Cristiani, en 1917 creó la película animada “El Apóstol”, una sátira al presidente Hipólito Irigoyen. Y fue el pionero en el largometraje de animación del mundo. Pero esa historia la dejaremos para su propia fecha.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.