Según las definiciones existentes, el término “emerger” significa que algo o alguien surge o brota desde un interior. Coincidentemente (o no) con esta acepción, Ismo de las Fauces surgió en la zona sur de Buenos Aires en el año 2015 y actualmente se encuentran en presentación de su disco titulado con el verbo en cuestión.

Integrada por Lucas Bustos (voz y sintetizadores), Augusto Vega (guitarra), Agustín Velurtas (bajo) y Pablo Jiménez (batería), la banda oriunda de Quilmes lanzó su segundo trabajo discográfico “Emerger”, que contiene “texturas musicales diversas en un marco que remite a la génesis y desarrollo del rock argentino con una sonoridad actualizada y moderna”, como suelen describirlo. Esto, entre otras cosas, puede deberse al trabajo en conjunto con Amílcar Gilabert, productor e ingeniero de sonido con larga historia en el rubro. Gilabert se encargó de la grabación, mezcla y masterización y en su carrera trabajó con Charly García, Luis Alberto Spinetta, Aníbal Troilo y tantos otros.

“Emergemos con la creación de un nuevo álbum, un prisma de canciones que reflejan movimiento, un universo donde colisionan influencias como el jazz, el rock, la bossa nova, el folklore argentino, la antropología teatral, el cine y la literatura. Emergemos desde la oscuridad, emergemos en la ciudad, emergemos en acción consciente, emergemos a través de la música, el lenguaje audiovisual, la performance teatral y la fotografía”, aseguran los integrantes de la banda.

En cuanto a la mirada hacia los orígenes de Ismo de las Fauces, nada mejor que conocer de primera mano y en la voz de su cantante el recorrido de la agrupación hasta este presente en el que emerge su segundo disco.

“Ismo de las Fauces nació en 2014 por iniciativa mía, con la idea de llevar adelante las composiciones que forman parte del primer álbum. Sin demasiadas complicaciones, formé la etapa inicial de la banda junto a tres músicos brillantes: Augusto Vega (guitarra), Gonzalo Miñana (batería) y Matías López (bajo). Ese grupo atravesó el período de gestación y grabación del disco. Desde el comienzo, el objetivo fue concretar aquella primera placa. Mientras tanto, tocamos en varios lugares de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Tras finalizar el disco, atravesamos cambios de miembros. Entraron Isaías Bisio (batería) y Agustín Velurtas (bajo). Con esta formación grabamos el segundo disco, de reciente aparición, ‘Emerger'”, cuenta Lucas Bustos, quien además presenta formación. “Hoy, para defender las nuevas canciones en escena, la banda está compuesta por Augusto Vega, Agustín Velurtas, Pablo Jiménez y yo”.

Las influencias

“El universo sonoro que nos influencia es muy amplio. Si tuviese que recortarlo diría que tomamos elementos del rock argentino tradicional (ese que se desarrolló con Charly García y Luis Alberto Spinetta como pilares), Radiohead, James Blake y algunos sonidos populares latinoamericanos. Toda la música que escuchamos nos modifica (¡y la variedad de música que escuchamos es enormemente amplia!). Además, creo que nuestras influencias trascienden la disciplina musical. Podemos citar la literatura, el cine, las series. Hacer canciones siempre implica atravesar dos órdenes artísticos: el musical y el literario.”

La relación con los públicos

“Eso requiere, en primera medida, seguir encontrándolo. Estamos en un proceso primario en ese aspecto, ya que con la salida del nuevo álbum el trabajo como banda se amplió a un espacio mucho más colectivo, en relación y diálogo con otros lenguajes artísticos. Mara Rosset, Leandro Bordakevich y Rodrigo Fedele (fotógrafa, artista visual y actor, respectivamente) se sumaron al proyecto, amplificando el universo que proponen las canciones en otros espacios. El proceso fotográfico que acompaña el álbum y la escena en vivo de su presentación se gestan en esa relación interdisciplinaria, en ese diálogo entre artes diversas. La propuesta, que aguarda para nacer en el concierto del próximo 17 de noviembre, aún no se relacionó directamente con el público. Hay un velo que destaparemos ese día”, detalla Bustos.

Al consultar sobre la dinámica del grupo, Lucas manifiesta que “el trabajo en equipo está disgregado en una primera instancia. La composición musical está a mi cargo: armo la canción de manera esquelética y planteo mi percepción sobre lo que creo que la misma necesita para construirse en términos de producción. En este disco, en particular, llevé las canciones originarias a Augusto Vega, para que me ayude a pulir detalles. Finalmente, cuando estuvieron más claras, llego el momento de darles forma final con todo el grupo. Los proceso creativos, de todas formas, cambian según las etapas y lo que demande cada canción”.

Asimismo, el cantante de Ismo de las Fauces le entrega a la presencia de Amílcar Gilabert un párrafo especial. “Nos persuadió de la importancia de captar a la banda tocando el vivo de modo natural, sin demasiado arreglo ni retoque de post producción. Grabar todos juntos, tocar de la manera en que estamos acostumbrados para lograr una ejecución relajada. Encontrar el lugar para las voces al frente, darle a las letras la importancia que demandan. Intentar ser fieles a un sonido que luego pueda llevarse al vivo”.

“El aspecto fotográfico y actoral es similar en lo que refiere al proceso creativo. Se gesta una idea, se la trabaja individualmente y luego se la expone para realizar un intercambio grupal. Intentamos presentar a los demás ideas lo más pulidas posibles y conseguir una comunicación fluida y clara.”

“La resistencia es el gran logro”

“La concreción del proyecto en sí, la noción de gestar creaciones y lograr horizontalidad en los lenguajes que proponemos, ya es un logro. Poder ejecutar música en vivo dentro de las condiciones que la realidad dicta al músico, y a todos los artistas alternativos, es una forma de resistencia. Y, para nosotros, la resistencia es el gran logro.

El objetivo inmediato es el espectáculo que presentaremos el próximo 17 de noviembre en Originarte (Paso 17, Quilmes). Ese día inauguraremos este nuevo formato en vivo que está trabajando Ismo de las Fauces. Hay planes para una fecha más formal de presentación del disco el año próximo, con un espectáculo más aceitado. Hay planes de continuidad en la creación y en las presentaciones (¡tanto como nuestros cuerpos nos dejen!). Hay planes de seguir emergiendo, a pesar de las dificultades que se nos presentan por ser artistas independientes en la coyuntura actual.”

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.