Envión es un sexteto porteño de rock nacido en los 90′ que produce sus canciones y espectáculos en vivo de manera independiente, con temas propios, gran amor por lo artesanal y mucho apoyo por parte de amigos y seguidores. Actualmente la banda se encuentra en presentación de “Empujón al equilibrio”, disco grabado en estudios LB records entre enero y abril de 2018.

El trabajo discográfico contiene un sonido renovado y seis temas propios que abarcan desde baladas hasta canciones acústicas y rock duro. Un paisaje sonoro digno de ser recorrido.

Larga historia

Envión inicialmente fue un cuarteto llamado Área Clandestina, integrado por Gastón Bardoneschi (bajo), Diego Castromán (batería), Guillermo Kohen (guitarra y voz) y Carlos Sequeira (guitarra y voz). A principios del 2000 se sumó el cantante Carlos Castel, quien aportó sus letras e impronta. Después de unos años de inactividad, en 2012 los cinco artistas volvieron a juntarse para cristalizar definitivamente el quinteto Envión… pero con un cambio de roles: Kohen pasó a la percusión.

Posteriormente a la consolidación de esta nueva formación, sumaron a Pablo Roset en teclado y coros. De esta manera, Envión se convirtió en sexteto. Así, grabaron y lanzaron el EP homónimo que consta de 5 canciones. Pero habría un cambio más.

Precisamente hace dos años atrás Castel se fue del grupo y en su lugar ingresó Agustín “Rulo” Méndez, quien actualmente le pone la voz a Envión.

Como podés ver, la banda tuvo un recorrido importante por los escenarios y, aunque varió desde su formación original, no dejaron de compartir su música. Por estos y otros tantos motivos, charlamos con Envión acerca de sus experiencias, el presente y el futuro inmediato.

Inicios

“Nuestro primer contacto con la música fue en la secundaria. Si bien éramos amigos, Charly y Gastón tenían su grupo Mood Indigo y Diego tocaba la batería en una banda de heavy metal, onda Iron Maiden. No pregunten cómo, pero un día nos encontramos tocando en una sala de ensayo junto a Guille, que era amigo de un amigo nuestro, y el mix que se armó fue genial. Mucha mezcla de estilos: desde Soda Stereo, Los Brujos y Martes Menta hasta el flaco Spinetta y toda la mano del rock pesado. Como no teníamos cantante, decidimos hacerlo entre todos. Así nos presentamos en varios lugares del under de Capital Federal. En ese momento nos llamamos Área Clandestina, un cuarteto sin cantante. Con el tiempo empezamos a crecer y a querer afianzarnos más como músicos, a tal punto que hubo cambio de roles. Guille pasó de tocar la guitarra a incursionar en el mundo de la percusión y Gastón comenzó a tocar el bajo. Entre ensayos y shows, allá por el 2008 se sumó Carlos Castel, amigo de Diego, para ponerle letra y voz a todo lo que teníamos para decir. Disfrutamos mucho de esa linda etapa, que duró casi 4 años, hasta que por cosas de la vida decidimos hacer un parate”, relata con precisión Carlos Sequeira.

En marcha con envión

“Corría el año 2012 cuando todo se volvió a encaminar. Los planetas se alinearon, nos rejuntamos, metimos primera y arrancamos. Tan en serio nos lo tomamos que hasta pudimos bautizar a esa banda que había ensayado durante 4 años solo por la mística de compartir buenos momentos, hacer música y pasarla bien. Así nació Envión, a puro empuje.

El nombre del grupo surgió del título de una canción. Esto marcó una gran coincidencia entre los cinco músicos: ¡habíamos encontrado un nombre que nos representaba! Ya le pondríamos otro título a aquella canción. Empezamos a ensayar y a componer, y a partir del 2014 comenzamos a tocar en lugares como El Marquee, La Colorada, Loca Bohemia, El Emergente y, para no perder la costumbre, en varios festivales del under porteño.

En el 2015 se sumó a la familia Pablo Roset en los teclados. Este nuevo instrumento le brindó a la banda una gama de sonidos a los que nos adaptamos con facilidad. Después de ensayar duro para consolidar todo el repertorio con teclados, tuvimos la oportunidad de grabar nuestro primer EP, que incluyó un breve pero amplio abanico de canciones.

Tal como suelen suceder las cosas, al año siguiente nos tocó dar otro volantazo en la historia de Envión, ya que Castel emigró a la Madre Patria en busca de nuevas aventuras. Por esta razón debimos embarcarnos en la búsqueda de otro frontman. Aunque instrumentalmente la banda ya estaba ensamblada, pensamos que el casting del vocalista iba a ser caótico. Sin embargo, al poco tiempo encontramos al Rulo, un roto para cinco descosidos. La química fue instantánea y su compromiso para con Envión fue total. Lo sentimos parte de la familia ‘envionística’ en cuestión de semanas.

Con un Rulo que poco a poco se iba adueñando del escenario, en 2017 nos concentramos en tocar en distintos escenarios de CABA, al mismo tiempo que sumábamos más experiencias y canciones. De esta manera, naturalmente, llegamos a abril de 2018 con nuestro segundo EP “Empujón al equilibrio” terminado y, además, editamos un tercer EP más video en vivo, grabado en El Marquee en 2017.”

El presente

“La actualidad nos encuentra en medio de una etapa muy prolífera, con un repertorio renovado y con ganas de compartir nuestro trabajo con la gente. En consecuencia, este viernes 26 de octubre presentamos “Empujón al equilibrio” en Makena. Tenemos un público que nos sigue y nos banca, por lo que nos gusta sorprenderlos con nuevas canciones. Creemos que es una buena manera de alimentarnos mutuamente”, relata Carlos.

Al consultar sobre la dinámica musical, asegura que “es muy variada. Tenemos una regla básica… el que tiene un tema lo trae al ensayo y ahí vemos. Algunas canciones vienen más ‘cerradas’ para las que Charly o Pablo suelen traer un boceto grabado. Otras surgen de una zapada a la que alguien luego le pone letra. La realidad es que tomamos todo lo que trae cada uno y le damos la forma desde la identidad de la banda. Nos gusta decir que ‘envionizamos’ las ideas musicales. Es por eso que no estamos encasillados en un único género. Nuestro repertorio es realmente variado”.

Mirada hacia adelante

“Si bien los logros son más emocionales que tangibles, en esta etapa de madurez seguimos sumando ‘seriedad’ a este viaje. Si bien ya tenemos 3 EPs, no nos conformamos y vamos por más: el año que viene entraremos otra vez al estudio a grabar nuestro primer álbum de, al menos, 12 canciones. Queremos contar la película completa”, auguran desde Envión.

Finalmente, los invito a mirar hacia el horizonte y proyectar el futuro hacia el que se encamina Envión, a lo que responden que “a veces las cosas no suceden de manera rápida, pero eso tiene un lado positivo y es que el sueño perdura. Nosotros, después de tanto tiempo, tenemos la misma energía que antes e, incluso, más. Eso es porque las ilusiones y las ganas siguen intactas”.

“Empujón al equilibrio”

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.