Cuatro años fueron los que debió soportar la selección naranja para quitarse el gusto amargo del paladar. Toda una Copa Mundial de distancia para limpiar, aunque sea un poco, el honor por la caída en la última final en Sudáfrica.

Por el lado español, la tranquilidad y confianza que otorga ser el defensor del título, con la experiencia de un plantel que disfrutó, en su mayoría, la gloria conseguida. Pero no se vive del pasado y, bajo la llovizna brasilera, Holanda tuvo su venganza y dejará, a modo de revancha, una nueva marca en la historia.

El partido que disputaron estas dos potencias futbolísticas estuvo a la altura de las expectativas. España comenzó el partido con solidez en sus líneas y con mucho control del balón, mientras que Holanda priorizó el juego físico y aguardó los posibles errores del contrario.

Fue así que el marcador lo abrió Xabi Alonso a los 27 minutos del partido tras una falla del árbitro Nicola Rizzoli, quien vio penal sobre Diego Costa (abucheado permanentemente por no jugar para su país natal, obviamente hablo de Brasil). Pese a este contratiempo, Holanda no bajó los brazos sino que, por el contrario, comenzó a hacerse de la pelota para irse al descanso con el marcador igualado tras un centro desde la mitad de la cancha para que Robin Van Persie se arroje de palomita y convierta no solo el empate sino un verdadero golazo (delantero goleador, letal y preciso si los hay).

Y hasta ahí la producción de España. Cuando comenzó la segunda etapa se derrumbó cualquier esperanza de La Furia, que se vieron avasallados por el eterno e infalible Arjen Robben que dio vuelta el marcador con una jugada personal de videojuegos y un contragolpe perfecto al final del encuentro (seguramente quede como uno de los grandes goles que dejará esta Copa). Entre los dos tantos de Robben no hay que olvidar que Stefan De Vrij puso el 3-1 a los 64 minutos con otra jugada discutible (una más y van…) en la que Van Persie impidió que el arquero español Iker Casillas llegue a descolgar el centro en el área chica. También merece subirse al podio el 9 holandés con su gol a los 72′ tras un fallo imperdonable del guardavallas del Real Madrid.

Se abrió el Grupo B con este encuentro entre dos gigantes del balompié, se cerraron unas heridas y se abrieron nuevos interrogantes. Queda mucho por jugar, pero no olvidemos que acá sí juega la diferencia de gol en la clasificación. Los fanáticos del fútbol quedamos satisfechos, vimos un gran partido con jugadores memorables y muchos, pero muchos goles.

Los tantos del partido

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.