La Secretaría de Energía dictó una resolución por la que la garrafa social de gas de 10 kilos costará, desde el mes de febrero, 295 pesos. Esto representa un incremento del 37% desde los actuales 216 pesos.

Por su parte, la garrafa de 12 kilos llegará a 355 pesos (desde $ 260) y la de 15 kilos que actualmente cuesta 324 pesos pasará a a valer $ 444. La Resolución 15/2019 publicada en el Boletín Oficial también establece que el monto del subsidio para los beneficiarios del Plan Hogar se mantendrá en 152 pesos por garrafa, lo que representa el 51,5% en el caso de la garrafa más chica. Además, se fijó que el precio máximo de referencia en planta del productor para el gas butano será de 9.154 pesos por tonelada y para el propano de 9.042 pesos.

Cabe destacar que los precios son los de venta al público sin contabilizar impuestos provinciales ni costo de entrega a domicilio. En lo que las empresas que fraccionan el gas, los precios será de 160,28; 192,33 y 240,42 pesos según se trate de la garrafa de 10, 12 o 15 kilos. Para los distribuidores los costos serán de 240,97; 289.17 y 361,46 pesos.

“Mantener un esquema de subsidio”

En el texto de la norma se señala que “en la modificación de los precios máximos de referencia deberá tenerse en cuenta la protección de los sectores sociales residenciales de escasos recursos, para lo cual resulta aconsejable continuar aplicando un criterio de gradualidad en la implementación de las actualizaciones de dichos valores, como así también mantener un esquema de subsidio a la demanda compatible con esos fines”.

También se anuncia que los precios de referencia “propenderán a que los sujetos activos tengan retribución por sus costos eficientes y una razonable rentabilidad” y que el valor “al consumidor final resulte de los reales costos económicos de la actividad en las distintas etapas, de manera que la prestación del servicio se realice con las debidas condiciones de calidad y seguridad, siempre manteniendo la protección de los usuarios vulnerables a través del Programa Hogar”.

“Los precios máximos de referencia cumplen un rol primordial para poder dar efectivo cumplimiento a los objetivos trazados en la Ley 26.020, entre los cuales se destaca, principalmente, el de asegurar el suministro económico de Gas Licuado de Petróleo (GLP) a sectores sociales residenciales de escasos recursos que no cuenten con servicio de gas natural por redes”, señala la resolución.

Cambios para control de consumo

Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), “el precio de la garrafa es determinante en los hogares que no tienen acceso a la red de gas natural domiciliaria. El precio del gas envasado en garrafa continúa siendo superior al de red y gran parte de los hogares que las consumen se encuentran dentro de los que menos ingresos tienen”.

El documento precisa que “el precio de la garrafa se encuentra regulado en el marco del acuerdo de Estabilidad de Precios del Gas Licuado de Petróleo desde 2008. Sin embargo, dados los exorbitantes aumentos de tarifas en los servicios públicos, algunos hogares han empezado a utilizar garrafa, dada la imposibilidad de pagar las tarifas de gas y enfrentar el corte de suministro, o bien para poder controlar el consumo mensual”.

Finalmente, el CEPA remarca que pese a “la existencia de regulación, el precio de la garrafa en los barrios del Conurbano bonaerense y de CABA no dejó de incrementarse. El precio regulado de la garrafa ascendió desde $ 97 en diciembre de 2015 a $ 296 en enero de 2019, es decir, registró un aumento de 205%”.

Asimismo, está previsto que a este incremento del GLP se sume otra suba al gas de red que sería de un 35%.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.