Se cumplió el 18° aniversario del fallecimiento del deportista argentino más grande de todos los tiempos. Para inmortalizarlo y homenajearlo, la Ley 25.076 decretó el 17 de julio como el Día Nacional del Automovilismo Deportivo. Y si de autos se trata, hablo nada menos que de “El Grande”, Juan Manuel Fangio.

Su vida fue tan veloz como su manera de conducir. Nació en Balcarce el 24 de junio de 1911 a las 00:10 horas en la calle 13. Era el cuarto de seis hermanos e hijo de padres italianos.

fangio 1Comenzó sus estudios primarios en la Escuela N°4 y, más tarde, en la N°1. A los nueve años de edad empezó a trabajar en una herrería perteneciente a Francisco Cerri, donde también refaccionaba los carruajes de la zona. Con solo diez años aprendió a conducir diversos vehículos. “La primera vez que manejé, me subí al auto, arranqué, empecé a andar y cuando vi que podía doblar y frenar tuve la impresión que el auto tenía vida. Yo aprendí a manejar mirando. De chico, siempre miraba cómo manejaban los mayores. Y aprendía mucho en los ómnibus. Cada vez que me subía a uno me quedaba bien cerca del chofer”, contaba en un reportaje para el diario Clarín en el año 1995. A los once, se desempeñaba en la mecánica automovilística mientras estudiaba. Al año siguiente, se incorporó a la Concesionaria Rugby como asistente de Raimundo Carlini, donde también reparaba maquinarias agrícolas.

En 1924 inició sus primeros trabajos para la Agencia Ford y, con trece años, ingresó como ayudante de mecánica en el taller de la agencia Studebaker del piloto local Miguel Viggiano.

Con estos antecedentes, era de suponer que tendría un gran futuro con los autos, ya sea en el taller como en las pistas. Sin embargo, los vehículos no eran su única pasión. Practicó boxeo y participó del club de fútbol Rivadavia.

En 1929 comenzó a competir en una carrera que disputó sobre un Chevrolet como acompañante de Manuel Ayerza, en una competencia que se llevó a cabo entre Coronel Vidal y Maipú, donde obtuvo el segundo puesto. A sus escasos dieciocho años, acompañó a su cuñado José Brujas Font en el circuito de tierra denominado “La Chata”, que bordeaba el campo en el cual hoy se encuentra el Aero Club. En 1931, en el servicio militar, integró durante un año el VI Regimiento de Caballería de Campo de Mayo.

juangfangioUn año más tarde, junto a su amigo José Duffard, instaló un taller mecánico cercano a su hogar. Con veinte años, participó en los equipos de fútbol Leandro Alem y Bartolomé Mitre, y llegó a integrar la selección de Balcarce, hasta que en 1936, con el apodo de “Rivadavia”, debutó como piloto en el circuito de Benito Juárez a bordo de un Ford A.

Sin darse cuenta, fue uno de los pioneros en el Turismo Carretera. El 21 de marzo de 1937 intervino en una competencia, en ese entonces no oficial, conduciendo un Buick y acompañado por Duffard. Unos meses más tarde, al entender que esas competencias de pilotos por diversos senderos nacionales hacían vibrar de pasión a los pueblos donde se acercaban aquellos vehículos, nació el Gran Premio del Turismo Carretera (el 20 de junio de 1937). La siguiente aparición de Fangio en este premio fue un año después, con un Ford V8. La carrera se llevó a cabo en el circuito de Necochea y clasificó séptimo, mientras que Carlos Arzani obtuvo el primer puesto.

En 1939 participó por última vez con un V8 en el circuito del Bosque. Luego, ese mismo año, condujo con Héctor Tieri como acompañante, un Chevrolet en Turismo Carretera, el primero en conducir esa marca en la historia de las carreras, y ganó la cuarta etapa desde Catamarca a San Juan. Pero unos meses más tarde, en octubre de 1939, tras 9.500 kilómetros de competición en Argentina, Bolivia y Perú, ganó su primera carrera en Turismo Carretera, y obtuvo el Gran Premio Internacional del Norte. Se clasificó Campeón Argentino de TC.

Dos años después venció al gran corredor de Ford, Oscar Gálvez, en el Gran Premio Getulio Vargas, en Brasil. Por segunda vez, se consagró como Campeón Argentino de TC. En 1942, el “Chueco” (uno de sus famosos apodos) finalizó el Gran Premio del Sur en el décimo puesto, de acuerdo con la clasificación general. En abril ganó la carrera “Mar y Sierras” y debió suspenderse la actividad debido al inicio de la Segunda Guerra Mundial.

con galvezAl finalizar la guerra, en 1946, retornó al automovilismo con dos competencias en Morón y Tandil sobre un Ford T. En febrero de 1947 compitió en Mecánica Nacional (MN) en el circuito de Retiro y el 1° de marzo se inició la carrera por el Premio Ciudad de Rosario.

Muchas fueron las competencias en las cuales participó este gran corredor, pero el año 1948 lo marcó fuertemente. El 18 de julio de ese año realizó un viaje a Estados Unidos y a Europa junto a otros pilotos y directivos del Automóvil Club Argentino (ACA). Durante una estadía en Francia, Amadeo Gordini lo invitó a competir con un Simca Gordini en Reims e hizo su debut en carreras de Gran Prix en el continente europeo.

El 29 de octubre tuvo el honor de formar parte del Gran Premio de América del Sur entre Buenos Aires y Caracas. La Asociación de Corredores de Turismo Carretera (ACTC) lo recuerda en su página web: “En 1948 se disputaría la mayor gesta del automovilismo argentino: el Gran Premio de América del Sur. Fueron catorce extenuantes etapas uniendo las ciudades de Buenos Aires (Argentina) y Caracas (Venezuela), teniendo como vencedor a Domingo Marimón, para luego entrelazar Lima (Perú) y nuevamente Buenos Aires, imponiéndose Oscar Gálvez”. Sin embargo, no todo fue gloria. Fangio volcó con su vehículo en la séptima etapa al norte de Lima, en Huanchaco, lo que produjo el fallecimiento de su acompañante, Daniel Urrutia. El hecho causó gran repercusión, que constituyó que todos los 29 de octubre se conmemore el Día del Acompañante y Copiloto del Automovilismo Deportivo Argentino en su honor, aunque en la actualidad los pilotos ya no llevan acompañantes por medidas de seguridad.

Un hermoso documental recuerda este acontecimiento y toda la carrera en general: “La Caracas” del director Andrés Cedrón.

Juan-Manuel-FangioEl 6 de febrero de 1949 ganó el con el Volpi-Chevrolet y, a fin de mes, obtuvo su primera victoria contra pilotos europeos en el circuito “El Torreón”, de la ciudad balnearia de Mar del Plata.

Sus comienzos en la Fórmula 1, que lo consagraron campeón mundial, se remonta a la década del 50.

El 10 de abril de 1950 ganó el Gran Premio de Pau con Maserati y, una semana después, condujo un Alfa Romeo y se consagró en el Gran Prix de San Remo. Más tarde, firmó contrato con F1 y debutó al integrar el equipo oficial de Alfa Romeo junto a Giuseppe Farina y Luigi Fagioli. Así disputó el primer campeonato del mundo de Fórmula 1. Con el mismo, se destacó en el circuito de Mónaco el 21 de mayo, y el 11 de junio ganó el Circuit des Remparts de Anguleme con Maserati.

Venció a los demás pilotos en los Gran Prix de Bélgica en Spa-Francorchamps el 18 de junio, en Reims el 2 de julio, en Ginebra el 30 de julio, y en Pescara el 15 de agosto fue derrotado por Farina, que le permitió clasificarse como subcampeón. El 12 de noviembre triunfó en el GP Ciudad de Paraná y un mes después, en el GP Presidente Alesandri Palma en Chile, ambas con Ferrari 125. Su última presentación en el año ocurrió en vísperas de Nochebuena, el 24 de diciembre, cuando corrió en las 500 Millas Argentinas en Rafaela con Talbot-Lago. En total, obtuvo 11 triunfos a lo largo del año.

Museo Juan Manue Fangio

Museo Juan Manue Fangio

Durante su carrera de piloto recibió varios premios y reconocimientos nacionales e internacionales. En 1949 participó en el Gran Premio de Carreteras, conformándose así su última participación para el Turismo Carretera. Luego, el presidente Juan Domingo Perón le otorgó una medalla “al caballero del deporte” en el balcón de la Casa Rosada y el Automóvil Club de Mendoza lo distinguió con el Cóndor de Oro “en honor al mérito”. En octubre de 1957 se le atribuyó el Trofeo al Conductor del Año, concedido por el Gremio de Cronistas de Automovilismo Británico y entregado por el duque de Richmond y Gordon. En noviembre se lo distinguió como “Maestro de Nürburging” y se le entregó una estrella de diamante por haber ganado tres veces de forma consecutiva en el circuito de aquella región. El presidente de Alemania, Theodor Heuss, lo declaró “Huésped de Honor” y la empresa Mercedes-Benz le obsequió, en su cumpleaños, un modelo 300SL color celeste metalizado. En febrero del año siguiente obtuvo su último triunfo, el GP Ciudad de Buenos Aires y el 6 de julio decidió retirarse en el circuito de Reims, mientras conducía su Maserati 250F. Ahí había debutado 10 años antes.

Previo a retirarse definitivamente, en 1958 Fangio arribó a Cuba para disputar el Segundo Gran Premio de Cuba. Hospedado en el Hotel Lincoln, un comando del Movimiento 26 de Julio (liderado por el exmandatario Fidel Castro) lo “secuestró” durante 26 horas para difundir su lucha. La misión estuvo a cargo del cubano Faustino Pérez, quien luego sería ministro del gobierno revolucionario. Pese a la desaparición de “El Maestro”, la carrera continuó y, una vez finalizada, Fangio fue liberado y declaró ante la prensa: “Me han tratado de un modo excelente… en verdad tuve las mismas comodidades que si hubiera estado entre amigos… si lo hecho por los rebeldes fue por una buena causa, entonces, como argentino, yo lo acepto como tal”. Y sin ningún pesar a lo sucedido, disputó la Copa Dos Mundos en Monza con un vehículo Dean Van Lines (relato extraído del libro “Peronismo y antiperonismo” de Fernando Muñóz Pace).

Fangio-2Su record de carreras ganadas, quíntuple campeón mundial de F1, fue superado solo por Michael Schumacher, pero este reconoce que Fangio es superior. La cara más conocida de Ferrari expresó: “Fangio está en un nivel más alto del que yo me veo a mí mismo. Sus logros son muy importantes… yo respeto mucho estos. No se puede tomar a personalidades como Fangio y compararlas con los acontecimientos actuales de Fórmula 1. Tal comparación no es posible en absoluto”.

Por tales atribuciones, en 1998, la Cámara de Diputados y Senadores decretaron bajo la Ley 25.076 que se trasladase del 24 de junio (fecha de nacimiento de Juan Manuel Fangio) al 17 de julio (fecha de su deceso) como el Día Nacional del Automovilismo Deportivo.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.