Hace unos pocos años el tema de la piratería representaba un dolor de cabeza para cualquier gobierno y para la industria del entretenimiento. Con la aparición de los servicios de streaming de películas, series y canciones el asunto se volvió secundario y los usuarios encontramos equilibrada la balanza entre precio y calidad de los productos (nada de ver filmaciones “de espionaje” tomadas desde una butaca, pésimos audios e imagen, por mencionar los ejemplos más comunes y con los que, al menos, nos sentimos perjudicados cuando caímos en la ilegalidad de comprar discos en la calle a muy bajo costo).

Probablemente se trate de, conceptualmente, uno de los pasos más exitosos para combatir la tan juzgada piratería, pero los servicios antes mencionados tendrán desde el próximo mes de noviembre un impuesto “sobre el precio neto de la operación” que será del 3% (algo así como 2 pesos sobre cada tarifa de 8 dólares) sobre todo pago “para comprar y/o alquilar contenidos digitales relacionados con música, juegos, videos y similares”, data el texto publicado este miércoles 3 en el Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En estos rubros se encuentran Netflix, Spotify, la tienda online Playstation, Amazon Instant Video y hasta los juegos situados en la plataforma de Facebook, entre otros, y el impuesto será conceptualizado como Ingresos Brutos bajo la Resolución 593 de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP) que establece una tasa del 3% para compañías con base en el exterior (por ejemplo, Qubit no estaría contemplado), pero no aplica sobre el 35% que la AFIP ya cobra a todas las operaciones con tarjeta de crédito.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.