Luego de su primer largometraje “Las Acacias” con el que en el 2011 ganó el premio a mejor ópera prima de todas las competencias en Cannes, Pablo Giorgelli presentó “Invisible” en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata junto con la actriz protagonista, Mora Arenillas.

La película nos presenta a Ely, una adolescente a punto de terminar el secundario callada en su rutina escolar, en la que vemos su primer trabajo en una veterinaria, algo de su vida sexual con un hombre adulto y la soledad de su hogar. Luego de esta presentación se nos revela que Ely está embarazada y que tiene una decisión clara: realizarse un aborto.

Con aires de simpleza en la composición de predominantes tonos fríos de la paleta de los celestes, logra una puesta en escena impecable y cuidada en cada detalle. La interpretación de Mora Arenillas termina de completar con su efectividad y excelencia que en una película bastante silente, expresa todo lo necesario con su rostro en cada gesto.

La progresión de “Invisible” mantiene al espectador al hilo de los acontecimientos. Embarazada, luego de no encontrar apoyo en un hospital público, Ely encuentra apoyo únicamente en su amiga y compañera de escuela. Cada paso que da la protagonista hacia su objetivo nos llena de los mismos miedos y tensiones que ella transita internamente, con un magnífico tratamiento temporal que, contrario al pensamiento común, “Invisible” en su lentitud nos acrecienta el interés.

El polémico final (spoiler)

En la escena final, con Ely en una clínica de abortos clandestinos, uno cree que llegó a transitar todo lo que una mujer o una adolescente puede pasar en esta situación. Y contrario al final esperado, Ely asustada se va de la clínica y entre llantos desesperados y tristes entendemos que decide tener al bebé.

En ese momento varias personas, principalmente las mujeres, nos quedamos atónitas, calladas, sin entender el por qué de esta decisión que nos parecía un paso atrás en todo lo que planteaba la película.

Al final de la proyección se ofreció una conferencia de prensa en la que una mujer le hizo este mismo cuestionamiento al director, quien contestó que “Invisible es una película sobre el embarazo adolescente, y la historia la cuenta Ely, por lo tanto el final es lo que hace un personaje como Ely, no lo que quiero decir yo. Además, en mi investigación descubrí que muchas chicas en situaciones más pobres que Ely deciden quedarse con los bebés porque sienten que es lo único de lo que se pueden agarrar, lo único que tienen. Insisto, no es lo que hubiera hecho yo en esa situación, es lo que un personaje como Ely hubiera hecho”.

Una historia diferente

En mi percepción, la película trata puntualmente al aborto y el tránsito de una adolescente por ese camino y por cómo se cuenta todo el desarrollo. La decisión más coherente para un personaje como Ely es realizarse un aborto como sea, con los miedos y peligros que conlleva. Siempre se plantea que no hay otra posibilidad para su situación, en ningún momento muestra este embarazo como una posibilidad o un escape, sino siempre como un sufrimiento y un gran problema. Por lo tanto, me parece que si el director quería contar una historia sobre el embarazo adolescente y sobre cómo Ely toma esto como una posibilidad de tener algo propio y una compañía, lamento decir que hizo una película que contó una historia totalmente diferente. Y que en el concepto que se trabaja, ese final resulta nada jugado y atrasa.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.