Hacemos un breve repaso sobre las actuaciones de la Selección Argentina en los mundiales, desde Uruguay 1930 hasta Brasil 2014, a tan solo unos pocos días de la próxima contienda en Rusia.

Uruguay 1930

La sede del primer certamen se decidió en un congreso celebrado en el año 1929 en la ciudad de Barcelona, España, y que luego de las postulaciones de Hungría, Italia, Holanda, España, Suecia y Uruguay se terminó por determinar al último de ellos para ser el organizador.

El primer oponente de Argentina fue Francia, a quien pudo imponerse por la mínima diferencia luego de que el desarrollo del partido fuera ampliamente favorable para los sudamericanos. El gol lo convirtió Monti de tiro libre a tan solo nueve minutos del pitido final. Luego enfrentó a sus otros dos oponentes de grupo: México, con goleada por 6 tantos contra 3 y Chile, superado por tres a uno. De esta manera, Argentina fue el único clasificado del grupo 1 y debió enfrentarse en semifinales contra Estados Unidos, a quien vapuleó con un contundente 6 a 1. Argentina venía con paso firme en la competencia y el caso de Uruguay no era distinto, ya que supo imponerse ante Yugoslavia con el mismo resultado que su rival finalista.

El plantel argentino sufrió lesiones en su camino a la final y además recibió amenazas por parte de la parcialidad uruguaya. De hecho, el árbitro del encuentro Jean Langenus, se hospedó en Buenos Aires antes de la contienda para evitar posibles amedrentamientos y extorsiones. Uruguay logró ponerse en ventaja primero pero, no obstante, Argentina se lo dio vuelta antes de ir al receso (con goles de Peucelle y Stábile). Sin embargo, para la segunda mitad Uruguay planteó un partido decididamente ofensivo y así fue como pudo marcar tres veces más para coronarse como el primer campeón mundial.

Italia 1934

La principal particularidad de esta edición tuvo que ver con la negativa de la Liga Argentina Football (ente organizador del fútbol argentino en ese entonces), quien se negó a ceder a sus jugadores al conjunto nacional. Ante esta situación, la Asociación Amateurs Argentina de Football se hizo cargo de dicha situación y designó al entrenador italiano Felipe Pascucci (director técnico de Barracas Central) como entrenador de la Selección Argentina. Pascucci convocó a jugadores de clubes de segundo orden de Buenos Aires y a varios del interior del país, lo que dejó el mote de “el equipo chacarero”.

El formato del Mundial de Italia fue distinto al anterior, ya que los participantes comenzaban su actuación desde los octavos de final. Y fue en esta instancia que Argentina se topó con Suecia y, si bien hizo un muy digno papel ante una selección con mayor jerarquía en sus líneas, fue 2-3 el resultado que terminó por convertirse en el debut y despedida de la Selección Nacional.

Francia 1938

La Asociación del Fútbol Argentino viajó en 1936 al congreso de la FIFA en Berlín, confiados en que estaba todo dado para que la sede oficial del Mundial de 1938 sea en Argentina, pero esto no sucedió debido a la fuerte oposición que impuso el francés Jules Rimet (presidente de la FIFA) quien, pese a las discusiones generadas, decidió que la sede sea Francia. Esto provocó el enojo de los dirigentes argentinos y, aún teniendo un rico plantel recientemente campeón de la Copa América 1937, se decidió no presentar equipo para la competencia.

Brasil 1950

Luego de la Segunda Guerra Mundial y sus devastadores resultados, la FIFA retomó actividades y se celebró el segundo torneo consecutivo en el que Argentina no se iba a presentar. La decisión de la AFA se debió a un conflicto gremial y Fernando Bello, Adolfo Pedernera y Oscar Basso se pusieron en representación de los jugadores, quienes recibían salarios no correspondientes a los ingresos de los clubes. La no resolución temprana al conflicto generó un masivo éxodo de jugadores hacia el exterior, entre ellos las figuras de Alfredo Di Stéfano, René Pontoni, Antonio Sastre, “Pipo” Rossi, Julio Cozzi y el citado Pedernera, lo que provocó que Valentín Suárez (titular de la AFA) comunique la ausencia de la Selección Argentina en Brasil.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.