comidaEstados Unidos. Para algunos, simplemente “América”: la parte por el todo, país por continente. Y como parte, justamente, de la cultura del exceso que caracteriza al país, se observa el problema de la obesidad que, junto con el sobrepeso, aquejan a la sociedad.

Contexto y cuna de consumo y más consumo. Comida rápida y comer con velocidad. Packagings lejanos a la búsqueda de ahorro, autos de primera línea que circulan por mega autopistas. Todo pensado para manejarse en automóvil, como un estímulo hacia lo sedentario y un alejamiento de lo natural. Un círculo. Y finalmente, en el país de la abundancia, acumulación excesiva de grasa: obesidad.

niñosActualmente, en Estados Unidos uno de cada tres niños tiene problemas de sobrepeso o es considerado obeso, según la organización Kids Health. Por su parte, el Instituto Nacional del Cáncer arrojó las siguientes cifras: el 40% de las calorías consumidas por los chicos estadounidenses de entre 2 y 18 años son calorías “vacías”, no saludables. Son calorías que se encuentran, principalmente, en la comida chatarra: bebidas con mucho azúcar, donas, galletitas, helados, pizza, leche entera, pasteles, tortas. Parece ser que la “pancake revolution” iniciada por Ihop trae algo más que revolución.

La obesidad es un factor de riesgo. Presta predisposición para enfermedades cardiovasculares, diabetes, apnea del sueño, osteoartritis, problemas dermatológicos y gastrointestinales, e incluso algunas formas de cáncer. El panorama es bastante desalentador y, además, un estudio publicado en la revista Plos One en abril del año pasado, indicaba que hasta el 39% de quienes no estaban clasificados como obesos en Estados Unidos sí lo eran.

Levoluciona desigualdad no es un factor lineal. Parecería que un porcentaje de la población mundial esté luchando por dejar de comer y otro luchando por hacerlo, pero el asunto no es tan simple. El fisiólogo español Alfredo Martínez Hernández afirmó: “En los países más avanzados la obesidad es la epidemia del siglo XXI” y en países con problemas de desnutrición también hay obesidad. Explicó también que la desnutrición muchas veces deriva de problemas socioeconómicos, de un mal uso de recursos, más que de la falta de alimentos. Como casi todos los fenómenos, uno se acerca y las cuestiones se van volviendo grises.

Estados UnidosSi bien Estados Unidos no posee una población saludable y delgada como la imagen proporcionada por Hollywood, resulta esencial destacar que se trata de un país que, con sus graves errores y otros tantos aciertos, conforma una nación con alto nivel de empleo y de niveles de vida. Dos aspectos fundamentales que afectan de forma directa la felicidad y el bienestar de la sociedad. Y la felicidad siempre será el fin último del humano.

Es un lugar donde se ven más “locos” que pobres. Y eso ya es muchísimo.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.