A muchos nos quedó la sensación de que en la última Copa Mundial de fútbol jugada en Brasil estuvimos muy cerca de lograr el objetivo tan ansiado por todos los argentinos. La derrota con Alemania por 1 a 0, sin dudas, fue un golpe duro para todos los hinchas que seguimos partido tras partido a la selección que por entonces dirigía Alejandro Sabella. Pero también hay que tener en cuenta que no llegábamos a instancias de final en ese certamen desde el tan recordado Mundial de 1990 en Italia.

Lo cierto es que hoy en día la selección transita una situación inmejorable tras haber llegado a la final de la Copa América que se está jugando en Chile. Con el «Tata» Martino como director técnico y la inclusión de algunos jugadores que durante la era Sabella no fueron tenidos en cuenta y que hoy están en un gran rendimiento futbolístico, como son los casos de Nicolás Otamendi y Javier Pastore, Argentina estará ubicada a partir del 9 de julio en el primer puesto del ranking FIFA.

Mucho se habla de la final ante la selección local de Chile, muchas especulaciones se tejen en torno a este partido que será decisivo para los dos equipos. Claramente, la Furia Roja debe estar pasando por su peor pesadilla. Tras tener un buen rendimiento durante todo el torneo, su deseo de no enfrentar a su par argentino en la final era más que notorio. Chile debe sentir que esta es su gran oportunidad de alzarse con la Copa América, torneo que existe desde el año 1916 y que jamás pudo ganar.

Por otro lado, el combinado nacional está ante la posibilidad de ganar su decimoquinta Copa América y así igualar a Uruguay en la cantidad de trofeos. Pero más allá de esto, es la oportunidad para muchos jugadores de ganar algo con la celeste y blanca y quitarse esa sensación de deuda con la que conviven.

Este sábado, desde las 17 horas en el Estadio Nacional de Santiago y con el arbitraje del colombiano Wilmar Roldán, Argentina y Chile irán en busca del torneo internacional más antiguo del mundo.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.