En un 2015 que marcó récords de todo tipo en lo que hace a la industria cinematográfica tanto a nivel local como internacional, el año dejó varias producciones para destacar. Es obvio que no podemos estar ni llegar a ver todas las películas que pasaron por la cartelera y algunas perlitas que por decisión de vaya a saber quién, ni siquiera llegaron a estrenarse en los cines o se pospusieron sus lanzamientos.

Por eso, para darte una pequeña ayuda sobre algunas cintas que vale la pena ver, comparto mi selección con lo mejor que pude disfrutar durante todo el año que ya se fue. Y te comento que voy a evitar cualquier tipo de spoiler, así te invito a verlas y no te arruino el poder disfrutarlas a pleno.

El podio con las tres mejores

Sin lugar a dudas, si tuviera que armar un podio cinematográfico, este estaría integrado por “Ex Machina”, “Mad Max: Fury Road” y “Star Wars Episode VII: The Force Awakens”. El primero es un film no tan conocido escrito y dirigido por Alex Garland que cuenta con las buenas actuaciones de Domhnall Gleeson, Alicia Vikander y Oscar Isaac. La historia cuenta la visita de un empleado a la casa de un multimillonario, fundador y director de la compañía con el motor de búsqueda más usado del mundo (sí, podría ser Google, por ejemplo), para conocer el más avanzado proyecto tecnológico: la Inteligencia Artificial. La película mantiene grandes climas de tensión sin dejar un solo segundo la estética armoniosa y un buen nivel de comprendimiento sobre las ventajas y desventajas de esta innovación para la humanidad. Verdaderamente imperdible. Además, Alicia Vikander merece un párrafo aparte por su belleza, explotada al máximo por Garland.

Como comenté antes, “Mad Max” es otra de las cintas del año, donde George Miller escribió y dirigió una historia que desafía todos los preconceptos de la industria. Son cerca de dos horas en las que la acción no da descanso, hay muy pocos diálogos y recrea a la perfección la vieja saga de su propia autoría (¿te acordás de Mel Gibson y Tina Turner?). El trabajo de Charlize Théron es muy bueno, en el que sale de sus roles típicos para encarnar a Furiosa, una anti heroína que rompe con los estereotipos tradicionales del género. Tom Hardy no destaca pero acompaña bien y Nicholas Hoult está irreconocible (y bien logrado) en el papel de Nux. Otro de los méritos de Miller en “Mad Max” es que decidió hacer las tomas de acción sin uso ni abuso de los efectos computarizados, es decir, cuando veas que destruyen los vehículos… bueno, los hacen pedazos de verdad.

En tercer lugar podríamos (no por importancia, aclaro) ubicar a la séptima entrega de “Star Wars”, ahora perteneciente a Disney. Dos de los protagonistas de “Ex Machina” aparecen en la cinta, aunque en roles menores. Lo mejor de esta nueva historia que comienza es la dirección de J.J. Abrams (también guionista), quien respetó absolutamente toda la esencia de las originales y aportó una visión particular para entregar un film cargado de acción, comedia y muchísima nostalgia. Además, tuvo la tarea nada fácil de satisfacer al paladar exigente de los fanáticos (como yo) y atrapar a quienes no conocen nada de este mundo. En cuanto a las actuaciones, Daisy Ridley tiene un trabajo muy bien logrado y sorprende la participación de Adam Driver, en un personaje sombrío que, hay que admitirlo, contó con la acertada decisión de no querer parecerse en nada al inigualable Darth Vader.

Más recomendadas

Como cada quien tiene su gusto y podemos no coincidir, voy a dejar algunas otras producciones que pueden gustarte y mucho, ya sea por dirección, actuaciones o historias muy bien trabajadas. Tal es el caso de “The Man from U.N.C.L.E.”, escrita y dirigida por el genial Guy Ritchie, que revive a Napoleon Solo e Illya Kuryakin, los “agentes de CIPOL”, una serie olvidada décadas atrás. Ritchie se destaca por su dinámica para contar historias, por sus vueltas de tuerca y sus resoluciones siempre a través de la acción y los juegos (a veces abusivos) de cámaras y planos. Esta no es la excepción, pero te aseguro que vas a pasar un gran rato y te va a gustar todo. Si tengo que destacar algo, la música y la estética se llevan los premios, aunque también cuenta con las actuaciones Henry Cavill, Armie Hammer y Alicia Vikander, que saben llevar la combinación de comedia y acción.

Ahora es el turno de cambiar totalmente de género, para invitarte a ver “Me and Earl and the Dying Girl”, una joyita independiente escrita por Jesse Andrews y dirigida por Alfonso Gómez Rejón. Esta producción cuenta la historia de Greg (con impecable actuación de Thomas Mann), un típico adolescente que atraviesa la crisis de la edad, que es obligado por su madre a pasar el rato con una compañera del colegio a la que se le detectó una enfermedad. Pese a tratarse de un drama con una historia juvenil, vale la pena verla.

Algunas otras películas que no deberías perderte son “Black Mass”, con el siempre brillante Johnny Depp y bien dirigida por Scott Cooper; la original animación sobre los sentimientos que controlan nuestra vida llamada “Inside Out” de Disney y Pixar; la producción de Netflix “Beast of no Nation” que cuenta una historia de revolución en África con falencias (sobre todo ideológicas, por ejemplo, creando todo tipo de miserias en quienes luchan por sus derechos) pero con una gran participación de Idris Elba.

“Sicario” también es una gran opción a la hora de sentarte frente a la pantalla, con una buena dirección de Denis Villeneuve y las actuaciones de Emily Blunt, Josh Brolin y Benicio del Toro. El film retrata un operativo especial en la frontera para capturar a uno de los cabecillas del cártel más peligroso del mundo. Otra linda historia es la que cuenta Robert Zemeckis en “The Walk”, una cinta perfecta para el paladar nacionalista norteamericano, con un joven francés (interpretado por Joseph Gordon Levitt) que soñó en 1974 con unir las Torres Gemelas caminando sobre la “cuerda floja”. Bien contada y con mucho toque de fábula para cerrar un cuento basado en una historia real no apto para quienes sufren de vértigo.

Ahora cambiemos de género y metámonos en el bastardeado -y en peligro de extinción- mundo del terror. Sin dudarlo, lo mejor del año fue “It Follows”, una historia que sale del gore, el abuso de la sangre que cae a cántaros y el diseño de criaturas monstruosas o fantasmales. No, nada de eso. Esta es una historia de muy bajo presupuesto escrita y dirigida por David Robert Mitchell. La historia se centra en una maldición que pasa de persona a persona y despierta el peor sentido paranoico, donde algo o alguien te persigue todo el tiempo hasta alcanzarte y matarte. La única forma de quitarse esta enfermiza maldición es pasarla… pero si este es alcanzado el horror vuelve a quien la portó por última vez.

En cuanto a los documentales, recomiendo conocer un poco más acerca de la vida del mejor actor que haya dado el cine: Marlon Brando, quien cambió para siempre la forma de interpretar un personaje, darle vida y empoderar la actuación con histrionismo. “Listen to me Marlon” es una biografía ayudada por las cintas que el propio Brando grababa sobre sus experiencias, para que hoy disfrutemos de una historia contada por el propio protagonista. Las casi dos horas de documental cuentan con frases épicas como “Desde que nacemos actuamos, por ejemplo cuando somos bebés tiramos la comida al piso para llamar la atención. Actuar es sobrevivir”. Imperdible.

Para finalizar, aclaro que muchas producciones estrenadas en 2015 no lograron llamar demasiado la atención y otras fueron verdaderas decepciones, como la esperada “The Martian” de Ridley Scott pese a la buena performance de Matt Damon o las megaproducciones “Avengers: Age of Ultron” y “Jurassic World” que apenas me significaron un rato de entretenimiento. También hay filmes que tienen cosas para destacar aunque no se trate de historias sobresalientes, como la buena interpretación de Jake Gyllenhaal en “Southpaw” o el excelente trabajo escenográfico en “Crimson Peak” de Guillermo del Toro.

Te invito a compartir cuáles fueron tus favoritas, si estás de acuerdo con alguna de mis elegidas o qué películas incluirías en el listado. Al fin y al cabo, quién es el dueño de la verdad, ¿no?

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.