Adrián Biniez, director argentino radicado en Montevideo (Uruguay) estrena “Las Olas”, su tercer largometraje después de “Gigante” y “El 5 de Talleres”.

Alfonso (Alfonso Tort) se sumerge en el mar y nada. Cada vez que emerge se encuentra en distintos balnearios y veranos en los que estuvo a lo largo de su vida. De esa forma comienza su viaje. En este se nos presenta un “Alfonso para armar”. Como si él fuera producto de un collage de veranos, recorremos todos esos que lo marcaron y somos invitados a interpretar esos pedacitos de vida que, de alguna manera, confluyen en quién es hoy.

Un argumento simple en una estructura compleja de elementos fantásticos que la hacen posible. “Las Olas” podría ser una película de viajes en el tiempo, pero también podría ser un sueño o una mirada hacia atrás en la vida de Alfonso. En palabras del director, “Las Olas” es “una especie de comedia que juega de forma episódica con los recuerdos, los amores y las aventuras de verano. Un poco un viaje fantástico, un poco un sueño, otro poco memorias mal recordadas y transformadas en algo extraño por el paso de los años”.

¿Cómo recordamos?

A veces meros observadores, a veces pura subjetividad. Alfonso viaja por los veranos de su vida con un dejo de nostalgia, pero también parece un camino en busca de respuestas.

Esta película respira aires de verano y tiene el sabor de las pieles saladas por el mar. Se destaca el trabajo de Alfonso Tort, sutil pero minucioso. Un hombre adulto que encontró los detalles justos para interpretar tanto a un niño como a un adolescente de forma muy natural y, sobre todo, precisa.

Además, “Las Olas” explora con libertad pero se nota que hay un camino firme, donde lo disruptivo y el orden coexisten para hacer funcionar una obra.

Linda película para los amantes de los veranos y quien tenga ganas de trazar una línea con la obra de Julio Verne y descubrir un personaje con los matices a la vista.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.