Los phthiraptera, comúnmente llamados piojos, son insectos sin alas y sus huevos se llaman liendres. Estos se adhieren al pelo o a las plumas de su huésped y su vida se desarrolla siempre pegados a ellos, aunque últimamente se han adaptado para sobrevivir en cercanía por más tiempo.

piojosSe alimentan de restos de piel, partes de plumas, secreciones sebáceas y sangre. Sus colores varían del beige al gris y, si bien se conoce que su contagio es por saltar de una cabeza a otra, el piojo no “salta” sino que se traslada por contacto.

El término médico para esta infección es pediculosis y, al ser un fenómeno tan frecuente, dejó de considerarse una enfermedad a ocultar para considerarse algo habitual en la vida del niño en edad escolar. La pediculosis es una infección asintomática que se detecta por el malestar que producen al picar el cuero cabelludo para alimentarse.

Los piojos datan de miles de años antes de Cristo y la primera evidencia en humanos fue en una momia egipcia. Además, hay que saber que afecta a todas las razas y, en mayor medida, a las mujeres.

Un piojo adulto mide entre 1,5 y 4 milímetros y tiene seis patas adaptadas para adherirse al cuero cabelludo. Las hembras depositan 8 huevos por día cerca de esa zona, preferentemente detrás de la nuca o de las orejas. Pueden vivir hasta 30 días en la cabeza de una persona y entre uno o dos días fuera de ella.

Estudios realizados en nuestro país revelan que afecta a un 30% de los chicos escolarizados y, el piojo en sí, no transmite ninguna enfermedad pero el rascarse produce inflamación y lastimaduras en la cabeza, que pueden infectarse y necesitan de antibióticos para curar la infección.

El tratamiento

piojos

Una vez identificada la presencia de piojos o liendres hay que actuar con rapidez para evitar que se propaguen.

En las farmacias se venden pediculicidas, comúnmente conocidos como “lociones anti piojos”, con diversas fórmulas adaptadas por los laboratorios año a año acorde a cómo evoluciona la resistencia a los químicos utilizados.

Otra forma de tratarlos es por medio del lavado con vinagre blanco tibio rebajado en agua. Esto produce un cambio en el PH del cuero cabelludo y ayuda a la remoción de las liendres. Para que la acción del vinagre sea mayor se debe aplicar con el pelo seco y se debe dejar actuar unas horas antes de remover las liendres y piojos con el peine fino o a mano.

pediculosiPara romper el ciclo vital se debe retirar la liendre de la cabeza de forma mecánica. Para ello se utiliza un peine especialmente fino que se vende en farmacias o perfumerías. Esta es una opción económica pero sumamente laboriosa. Si el pelo es largo, lo conveniente es ir pasando el peine por secciones debidamente separadas. También se puede hacer esto con los dedos, pero la tarea es aún más ardua.

Por ello, si notás que tu hijo se rasca la cabeza muchas veces al día, revisalo para evitar la propagación de la enfermedad. También te recomiendo una inspección diaria de la cabeza, a fin de poder realizar un tratamiento temprano que no afecte la salud de tu familia.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.