El país atravesó durante los últimos tiempos una época electoral, en la que los medios masivos de comunicación tuvieron que trabajar e informar con más celeridad (aunque no siempre con veracidad) más de la cuenta. Y tal vez como un juego de conexiones, porque como habitualmente se dice “todo tiene que ver con todo”, la Asociación de Periodistas de la Televisión y la Radiofonía Argentina (más conocida como APTRA) también vivió sus elecciones para dirimir quién sería el presidente de este organismo.

Así, el miércoles 9 de diciembre se eligió finalmente a Luis Ventura como nuevo dirigente de la entidad, tras vencer a Jorge Lafauci y Carlos Sciacaluga (este último actual presidente de APTRA).

“No voy a cambiar algo que funciona, si tengo que proponer algo diferente será a partir de las cosas que creo que no están bien”, expresó Ventura una vez reconocido como ganador de estos comicios. El conductor de programas de espectáculos en el canal América y responsable de publicaciones del ámbito de los chimentos obtuvo 33 votos, mientras que Lafauci logró hacerse con 26 y Sciacaluga recibió el apoyo de 22 electores.

Entre las principales declaraciones del nuevo dirigente se destaca el tratamiento hacia el principal galardón que otorga anualmente la entidad: “Todo el mundo cuestiona el premio Martín Fierro, pero cuando lo ganan lo ponen en la mesita de luz. No voy a cambiar algo que funciona, si tengo que proponer algo diferente será a partir de las cosas que creo que no están bien”.

Además, Ventura comentó algunas de sus iniciativas para su gestión, entre las que desea aumentar el número de socios, los cuales considera que “son pocos en la actualidad, 86. Yo quiero entregar mi mandato con el 50% del padrón más. La gente va a ser el futuro de APTRA”.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.