El colectivo de Actrices Argentinas se unió durante la tarde del martes en un acto enorme de sororidad. Todas acompañaron en una conferencia de prensa a Thelma Fardín para que pudiera denunciar una violación por parte del actor Juan Darthés.

Thelma tenía 16 años y estaba de gira en Nicaragua por la serie infantil de televisión “Patito Feo”, y relata: “Cuando quiero entrar a mi cuarto la tarjeta estaba desmagnetizada. Yo venía de la pileta y estaba con un shorcito básico, un vestidito arriba y la toalla. Él me dijo: ‘No podés bajar a la recepción. ¿Por qué no llamás desde mi habitación y que te suban una tarjeta?’. Yo estoy haciendo esa llamada y me empieza a besar el cuello desde atrás. Me quedé completamente paralizada. En ese momento me desconcertó por completo. Él me agarra la mano, me da vuelta, me hace que lo toque, me muestra que estaba erecto y me dice: ‘Mirá cómo me ponés’. Él me tira en la cama. Me corre el short. Me practica sexo oral. Yo le digo que no, le digo que no y su nombre. Él sigue y me toca. Me mete los dedos. Y en ese momento le digo ‘Tus hijos tienen mi edad’. Yo le seguía diciendo no. Es una frase muy contundente. Y él, sin embargo, se sube arriba mío y me penetra”.

Violación

Con crudas palabras relata una violación, y hay que repetir muchas veces la palabra “violación” porque automáticamente el mensaje replicado por distintos medios refería a “abuso sexual” o incluso “acoso”, consciente o inconscientemente, haciendo más liviana la carga sobre el actor.

Rápido, en cuestión de minutos, informes sobre “¿quién es Thelma Fardín?” y hasta un desfile de sus escenas de besos fuertes en la serie mencionada. ¿De Darthés? Poco y nada. Su abogada Ana Rosenfeld dio un paso al costado. Ella era quien lo estaba defendiendo en la causa que le inició este hombre a la actriz Calu Rivero cuando ella se animó a hablar.

Este caso pone entre la espada y la pared a más de una persona que relativizaba los dichos de Calu Rivero, porque esta vez la vejación fue sobre una menor de edad, y ante ese hecho la presión pública lleva a solidarizarse hasta a los más hipócritas. Difícil que alguien quiera verse ligado a la defensa de un potencial violador de menores.

Mirá cómo nos ponemos

Ante la frase común usada casi como modus operandi “mirá cómo me ponés”, las actrices lanzaron el hashtag #MiráComoNosPonemos como respuesta contraofensiva, y también como una forma de apropiarse de la agresión y resignificarla hasta transformarla en un arma de lucha, lo que sea necesario para sentir el empoderamiento ante estas situaciones. 

Quizás lo que más impacto generó de toda la secuencia que lo involucra a Juan Darthés tiene que ver con que posterior a las primeras denuncias hubo un paño frío de la comunidad audiovisual que lo ubicó como protagonista de otra telenovela adolescente como es “Simona”, a modo casi de apoyo, como es usual protegiendo al hombre de trayectoria y poder.

El grito es un basta, el tiempo de los abusos terminó porque hay una comunidad de mujeres unidas dispuestas a acompañarse y hacer caer a todos y cada uno. Invertir de una vez por todas la carga del miedo, y que no haya ni un abuso más y para que se destapen las grandes ollas del silencio y la complicidad.

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.