Los equipos alemanes quieren arrebatarle el dominio del fútbol mundial a los conjuntos españoles. Las semifinales de ida de la Champions League fueron una demostración de vocación ofensiva, avasallante, con un juego vertical que asegura 4 goles por partido. Borussia Dortmund goleó 4 a 1 al Real Madrid y el Bayern Munich aplastó al Barcelona por 4 a 0.

Bayern Munich fue una topadora para el Barcelona

El equipo de Alemania le dio una clase de fútbol ofensivo al conjunto de Messi y lo goleó 4 a 0. El argentino no llegó en condiciones y fue una sombra en la cancha.

El equipo teutón fue demasiado para el Barcelona, que sufrió una dura derrota para que la final de la UEFA Champions League parezca quedar fuera del alcance del equipo de Tito Vilanova. El equipo de Catalunya llegó como pudo al encuentro de ida por semifinales y Lionel Messi era duda para este partido por una lesión. Recordemos que el Barcelona demostró en la vuelta de los cuartos de final ante el PSG que es “Messidependiente”.

El Allianz Arena estaba repleto para ver una victoria del Bayern Munich, que avanza en velocidad con pelota dominada, con juego vertical y vocación ofensiva. No le costó nada llegar al área del Barcelona, que no podía contener a Frank Ribbery, Arjen Robben, Thomas Müller o Mario Gómez. Siempre sobraba un jugador con camiseta roja, “animales” desde lo físico y lo técnico, con un juego que lo llevó a ser campeón de la Bundesliga y que ahora va por esa Champions que se le escapó el año pasado en Munich ante su gente.

Si se analiza desde los números, el Bayern Munich llegó 13 veces al arco de Víctor Valdés, con 9 remates al arco contra 4 llegadas del Barcelona y solo dos tiros con chances de gol. El equipo de Alemania es una tromba, una máquina, físicamente intacto y con un delantero temible como Müller (hasta tiene el mismo apellido de aquella gloria que poseía el récord de 85 goles y que fue superado por Messi). El Barcelona tenía la pelota, fiel a su estilo, con más del 60% de posesión, pero sin calidad. En cambio, el Bayern Munich supo qué hacer con la bola, atacó al equipo de Messi y dominó la mitad de la cancha.

Thomas Müller aguantó en el área, cedió a Arjen Robben para que el centro llegue a la cabeza de Dante y así cumplir con la frase “dos cabezazos en el área terminan en gol”, porque el mismo Müller se filtró por el palo izquierdo de Víctor Valdés y se anticipó a Gerard Piqué para poner el 1 a 0 a los 25 minutos del primer tiempo. La única llegada del Barcelona en la primera etapa fue gracias a un pase de Pedro a Messi y que Dante llegó a desviar.

En el segundo tiempo, el Bayern Munich golpeó desde el inicio y Mario Gómez empujó en el área chica una pelota que cabeceó Müller, la gran figura del partido. Lo que no vieron el línea ni el árbitro fue la posición adelantada del jugador alemán nacido en España. Posiblemente, la posición de Javi Martínez no le dejó ver a los jueces que Gómez estaba un paso adelantado.

El tercer tanto tuvo el avance manejado por Frank Ribery y Bastian Schweinsteiger, quien abrió la pelota para Robben. En el mano a mano, el holandés superó a Jordi Alba, Müller le hizo una “cortina” al español que parecía foul, pero el árbitro cobró el gol del equipo de Alemania y ya era una goleada por 3 a 0. Las caras de Messi y Xavi lo decían todo y a eso se sumaba lo estático que estaba Tito Vilanova, y fue peor cuando con otra jugada combinada entre Ribery y David Alaba terminó con el buscapié al área chica que Müller cambió por el cuarto gol.

Messi dijo sobre el final del partido que “hay que remontar, pero si no podemos tendremos que pensar en la próxima temporada”. Parece difícil contra un equipo sólido, que genera más de 10 avances por partido y que al menos 4 terminan en gol. Por este camino, esa “topadora” llamada Bayern Munich está llamada a ser la nueva sensación del fútbol mundial.

El Dato

La última vez que el Barcelona había sido goleado por 4 a 0 fue ante el Getafe por la Copa del Rey, en 2007, y en el año 2009 el Barsa goleó 4-0 al Bayern por la Champions 2008/2009, pero ahora el equipo de Alemania le devolvió aquella paliza. Queda ahora la presión de ganar en el Camp Nou el próximo miércoles, y  por una goleada 4-0 para igualar la serie y no recibir goles. Además, no contará con Jordi Alba por acumulación de amarillas.

El Real Madrid se fue vapuleado de Dortmund

Era difícil para el “Merengue” desde el comienzo, con un equipo alemán invicto en la UEFA Champions League y que tuvo a un delantero al que le salieron absolutamente todas. El Signal Iudna Park tenía a 80 mil almas que presenciaron la noche perfecta de Robert Lewandowski y la debacle del Real Madrid.

El primer gol llegó a los 8 minutos, por un centro de Mario Götze para Lewandowski, quien se estiró para conectar con su pie derecho en el área chica y anticiparse al arquero Diego López. Era el primer tanto del póker que iba a lograr el polaco, que está a un paso de sumarse al Bayern Munich al igual que Götze.

El Real Madrid empató antes de irse al entretiempo, cuando Luka Modri? paró una pelota de pecho, tiró alta la bola con un taco, Mats Hummels no supo frenarla y apareció Gonzalo Higuaín para avanzar y dejarle la pelota a Cristiano Ronaldo, quien definió con el arco libre para marcar el empate. Cada uno había pateado cuatro veces al arco, con una posesión de pelota levemente superior para el equipo de José Mourinho, pero estaba por llegar un segundo tiempo arrasador por parte del Dortmund.

Lewandowski golpeó al Madrid cuando iban apenas cuatro minutos de la segunda etapa, cuando Marco Reus le pegó desde afuera del área y Lewandowski encontró la pelota para definir con un puntazo al palo izquierdo de Diego López. A los pocos minutos logró el tercero, el mejor de todos, cuando pisó la pelota para sacarse la marca de Pepe dentro del área y sacó un fierrazo inatajable para López. Corrían 21 minutos del complemento cuando Xabi Alonso bajó en el área a Reus y el árbitro cobró penal, que Lewandowski cambió por su cuarto gol en el partido.

Robert Lewandowski. Foto: AFP.

Mourinho sacó a Modri? para que entre Ángel Di María, quien volvía de una lesión, e intentar una reacción del Madrid. Después, Gonzalo Higuaín dejó la cancha y cedió su lugar a Karim Benzemá, pero no hubo caso, no hubo reacción y el panorama parece complicado para el “Merengue”.

La vuelta será el 30 de abril, en un estadio Santiago Bernabéu que tendrá que mostrar una de sus tantas noches históricas y ganar por 3 a 0 para alcanzar la final de la Champions League, esa que el Madrid no juega desde 2002, aquella que queda lejos después del show de Lewandowski y de un equipo que mantiene el invicto y que quiere rememorar aquel 1997 cuando se alzó con la “orejona” y la Copa Intercontinental. El Dortmund juega el mejor fútbol de Europa y ahora va por todo.

El dato

El delantero polaco es el primer jugador que logra cuatro goles en una semifinal de Champions League y en la noche de Dortmund logró un tanto mejor que el otro. El último jugador que le marcó cuatro veces en un partido al Real Madrid fue Diego Milito, en un partido que el Real Zaragoza ganó por 6 a 1 por la Copa del Rey de 2006. Y la última derrota por 4-0 en una Champions fue ante el Liverpool, en Anfield Road.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.