Recuerdo llegar a casa del colegio y que mis padres me recibieran con cara de susto: “Falleció una amiga tuya”, me dijeron. Quedé dura frente al televisor mientras los ojos se llenaban de lágrimas al ver las imágenes de Lucila Yaconis y las vías del tren donde la mataron en un intento de violación, hace 12 años, en 2003. Ahí en ese cruce de tren que también yo pisé y transité con total confianza para llegar a mi hogar durante algunos años. Ahí un hijo de puta violador que todavía sigue libre e impune me quitó a una de mis mejores amigas de la infancia.

En su momento hicimos marchas y me daba bronca la poca convocatoria que tenían, pero este miércoles… este 3 de junio estuve orgullosa de un país que se movilizó por las víctimas como Lucila, por todas aquellas mujeres que sufren la violencia de género, por todas las que se encuentran desamparadas en busca de justicia y poder vivir en paz.

Este es un tema que me toca muy de cerca, además del caso de Lucila yo también tuve que sobrevivir desde muy pequeña al abuso, maltrato, bullying, acoso y toqueteo callejero, al exhibicionismo… y creo que si le preguntás a cualquier mujer, todas sufrieron alguna vez este tipo de violencia.

Al menos este miércoles 3 de junio esto se hizo visible, la gente está dispuesta a cambiar, ayudar y a reconocer que además de la falta de leyes y seguridad también es un problema cultural que, de a poco, espero que encontremos igualdad para así crecer como sociedad.

#NiUnaMenos

puntocero 2019

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.