Se lanzó en Netflix la quinta temporada de la serie basada en el histórico film de Alfred Hitchcock, “Psicosis”, en la que el protagonista Freddie Highmore interpreta a Norman Bates y nuevamente se lleva los aplausos por su gran actuación. Te cuento que esta nota contiene spoilers.

La cuarta temporada de “Bates Motel” concluyó con la muerte de Norma Bates tras que su hijo Norman intente suicidarse junto a ella, luego de provocar una fuga de gas. El joven homicida sobrevivió a tal atrocidad, tras que el policía Alex Romero (Néstor Carbonell) lo rescate, sin poder hacer lo mismo por su esposa Norma. En ese escenario tan macabro se congeló la historia para que, en la quinta temporada, se reanude con el sheriff tras las rejas, incriminado por cometer el supuesto homicidio y con Norman viviendo en su antigua, inmensa y siniestra casa… ¿solo?

Vuelta a White Pine Bay

Ese es el interrogante que se mantiene durante toda la nueva temporada en la cual, si bien queda clara la situación, el director juega todo el tiempo a engañar al espectador y poner en escena a Norma (Vera Farmiga), también de gran interpretación. Por otro lado el hermano de Norman, Dylan (Max Thieriot), rehizo su vida con su mujer Emma (Olivia Cook) y madre de su primogénito. No obstante, de haberse mudado a otra ciudad para alejarse del particular vínculo entre su madre y su hermano, la historia lo incorpora de vuelta en White Pine Bay para tener un papel trascendental en el epílogo de la serie.

Los diez episodios están plagados de tensión y suspenso, características primordiales de un buen thriller como lo es “Bates Motel”, cuya historia gira en torno a la psiquis de un adolescente que lleva a cuestas el homicidio de su propia madre, perseguido por un expolicía y atormentado, cada vez más, por el resultado de sus acciones.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.