La plataforma online más popular del mundo, Netflix, lanzó la sexta temporada de la comedia dramática “Orange is the New Black” con un nuevo escenario: la prisión de máxima seguridad de Lichtfield. Este artículo contiene spoilers.

La quinta de las temporadas de OITNB dejó un panorama más que revolucionado tras el motín de tres días que desencadenó en la muerte de uno de los guardias mas icónicos y el traslado de las internas a la prisión de máxima seguridad, cárcel en la que dichas internas tendrán que lidiar con nuevas personalidades y poner a prueba su jerarquía a medida que los días transcurran.

Máxima seguridad, máxima tensión

A lo largo de las temporadas, la serie demostró tener una gran habilidad para la selección en el casting de sus intérpretes, al reflejar distintas líneas de tiempo y para hacer una perfecta conjunción entre todo lo dramático que representa la privación de la libertad y sus abusos, con momentos de comedia que logran descomprimir. La sexta temporada no solo no es una excepción a esto sino que, además, al incorporar nuevos personajes le da al espectador la posibilidad de observar un protagonismo más repartido, con roles bien marcados.

De esta forma, Piper Chapman (Taylor Schilling) y Alex Vause (Laura Prepon) fueron corridas del papel protagónico para dejarle el lugar a nuevas caras con mayor jerarquía como las hermanas Carol y Barb Denning (Henny Russell y Mackenzie Phillips). Mientras tanto y fuera de la prisión, se lleva a cabo el juicio por el homicidio de Desi Piscatella (Brad William Henke), que también le aporta dramatismo a la serie y plantea una fuerte crítica al sistema penitenciario y de justicia en los Estados Unidos.

puntocero 2018

La comunicación es un derecho humano. Todos los contenidos y opiniones publicados en el sitio puntocero.me quedan bajo la exclusiva responsabilidad de su autor. El medio respalda la libertad de brindar información, emitir opiniones y comentarios aunque puedan no representar el pensamiento ni ideología del mismo.